La IGP Vacuno de País Vasco mira hacia los mercados de Madrid y Barcelona

0
260

   "En estos momentos sigue existiendo un nicho de mercado para productos de calidad, gente que por convicción o por placer sigue comprándolos aunque sean más caros", ha señalado antes de afirmar que "la idea es salir fuera porque seguro que también se van a valorar esas diferencias" en el producto fuera de Euskadi.

    La responsable de certificación de Hazi -la corporación del Gobierno Vasco para el desarrollo del medio rural y marino que, gestiona la marca de calidad Euskolabel- también ha reconocido el descenso registrado en el número de ganaderos de esta IGP, que ha pasado en los dos últimos años de 1.116 a 1.075.

    Ha explicado que "el sector de vacuno de carne y, en general, toda la cornisa cantábrica, está sufriendo una crisis estructural debido al encarecimiento de las materias primas y el gasóleo, que ha hecho que los márgenes a la hora de producir sean más pequeños".

La fusión de cooperativas, claves para su cadena de valores


    Uribarri ha destacado que lo más relevante durante 2012 en esta indicación fue la fusión de dos grandes cooperativas que, con más de 500 socios, integran ahora toda la cadena de valor y que cuenta además de la producción con matadero, sala de despiece, envasado y etiquetado y una comercializadora.

    "Ahora su estructura está en disposición de suministrar todo tipo de formatos de carne certificada en bandeja a la gran distribución", así como preparados para hamburguesas que ya se lanzaron el pasado año con muchísimo éxito", ha añadido.

    En 2012, la IGP certificó 11.052 canales de vacuno -9.926 de carne vasca (euskal okela) y 1.126 de carne de caserío (baserriko haragia)-, frente a los 11.056 relativos a 2011.

    Los puntos de venta autorizados descendieron de 258 a 250 y los ganaderos de venta directa bajaron de once a diez.