La importancia de la materia prima en la nueva cocina centra las jornadas formativas del cuchareteo de la huerta

0
9

Valle del Guadalorce.- Como antesala de la celebración de las Jornadas Gastronómicas Saborea Guadalhorce, El Cuchareteo de la Huerta, que tendrán lugar desde mañana y hasta el 1 de noviembre en 14 restaurantes de la comarca del Valle del Guadalhorce, la Asociación Guadalhorce Turismo junto con el GDR Valle del Guadalhorce, ha organizado unas jornadas netamente prácticas destinadas a ahondar en la importancia de la materia prima en la nueva cocina, contando para ello con profesionales de la alta restauración, como son Paco García, director sumiller de El Lago; y Diego del Río, jefe de cocina de este restaurante marbellí dotado con una estrella michelín. Y todo ello con el firme propósito de aumentar la competitividad de los restaurantes del Valle del Guadalhorce en el sector de la cocina de temporada.
Las jornadas han incluido una charla coloquio impartida por el director del restaurante El Lago en las cuales se ha reflexionado sobre las nuevas tendencias en cocina, que devuelven a la materia prima el protagonismo hasta ahora olvidado en aras de la técnica culinaria. Según Paco García, “la diferenciación en nuestro caso estamos basándola en buscar el producto más fresco, de mayor calidad y más cercano a nuestro restaurante, para así ofrecer a nuestros comensales platos difíciles de encontrar en los restaurantes convencionales”.
Diego del Río ha continuado con este discurso, pero en su caso más aplicado al día a día de la cocina del Restaurante el Lago, con una práctica intervención en la cual ha ido desgranando distintas aplicaciones en cocina que ha ido desarrollando en los últimos meses con variedades locales de hortalizas del Valle del Guadalhorce como las más de cuarenta variedades de tomate que han estado a disposición de los consumidores durante los pasados meses de agosto y septiembre en los mercadillos Guadalhorce Ecológico.
Según Fernando García, presidente de la asociación Guadalhorce Turismo, “estas jornadas vienen a profundizar sobre el concepto de cocina kilómetro 0, un concepto muy interesante para nosotros ya que tenemos muchas posibilidades de crecer por esta línea gracias a la gran variedad de productos locales con las que cuenta nuestra comarca y a la tendencia cada vez mayor a seguir técnicas de ecológica entre nuestros agricultores y ganaderos”.
La Cocina Kilómetro 0 es aquella cocina que ofrecen algunos restaurantes bajo determinadas premisas fundamentales: comprar los alimentos directamente a los productores en un radio inferior a 100 kilómetros, que estos productos sean principalmente ecológicos… Para que un restaurante reciba la categoría de Cocina Kilómetro 0 por el movimiento Slow Food, debe contar en su carta con un mínimo de cinco platos con ingredientes que cumplan los requisitos mencionados, pero además hay que añadir que el resto de ingredientes utilizados en la cocina y que superan esa distancia, hayan sido obtenidos de forma sostenible y por supuesto, los alimentos transgénicos no tienen cabida en estos restaurantes.
Las jornadas han finalizado con un encuentro informal entre los restaurantes y un grupo de profesionales de la restauración y del mundo de la gastronomía de la provincia de Málaga para intercambiar impresiones y dar a conocer la cocina que se ofrecerá durante las jornadas gastronómicas Saborea Guadalhorce, el cuchareteo de la huerta.
Saborea Guadalhorce 2010, la cocina de la huerta
Del 14 de octubre al 1 de noviembre, 14 restaurantes de los municipios de Alhaurín el Grande, Almogía, Álora, Cártama, Coín, Pizarra y Valle de Abdalajís acogen las Jornadas Gastronómicas Saborea Guadalhorce, El Cuchareteo de la Huerta, una magnífica oportunidad para saborear los productos de la huerta del Guadalhorce en versiones tradicionales o innovadoras de platos como las migas, las sopas de caldo “poncima”, las sopas perotas, las sopas hervías, las berzas o las sopas aplastás.
Para fomentar la participación en las Jornadas Gastronómicas Saborea Guadalhorce, El Cuchareteo de la Huerta, los restaurantes participantes efectuarán sorteos de bonos por valor de 50€ para consumir en la red de establecimientos participantes.
Por otro lado, cada vez que el comensal coma en uno de los restaurantes adscritos el menú ofrecido con motivo de las jornadas gastronómicas, se le sellará un bono de fidelización gracias al cual, y con el previo sellado de un número determinado de establecimientos (de 2 a 4 sellos) podrá acceder a descuentos desde un 30% a un cien por cien en noches de hotel en establecimientos de la comarca colaboradores con las jornadas tales como la Posada de Almogía, el Complejo Turístico La Garganta – El Chorro; el Cortijo El Realejo (en Pizarra) o el Hotel Cortijo del Arte (en Pizarra).