La industria alimentaria de CyL apuesta por dinamizarse para no perder ayudas de la UE

0
6

     El también responsable del grupo Matarromera se ha mostrado convencido de que se puede "dar la vuelta" a esta situación, que ha atribuido a que las empresas de Castilla y León, que realizan un notable esfuerzo inversor en I+D, presentan pocos proyectos para obtener financiación europea.

    De hecho, la región se situó en 2012 entre las cinco primeras de España en gasto de I+D sobre el PIB y fue la que más creció, con un aumento del 12 por ciento, hasta superar en casi nueve puntos la media estatal de inversión en este apartado.

     El presidente de Vivartis también ha llamado la atención sobre el perjuicio para la competitividad del sector que supone el hecho de que las empresas de Castilla y León tengan, de media, un tamaño inferior a las españolas, que también están por debajo del promedio europeo.

La comunidad ha crecido en i+D en plena crisis y ya es la tercera de España


      Sin embargo, ha destacado que la industria alimentaria de Castilla y León haya crecido en empleo e inversión en I+D durante la crisis económica y sea la tercera en importancia de España.

     Además, ha recordado que de las tres primeras es la única que ha crecido, concretamente un 6,2 por ciento, entre 2008 y 2012; mientras Cataluña ha bajado más del 4 por ciento y Andalucía más de un 14 por ciento.

     En este sentido, el presidente de Caja Rural Burgos, Pedro García Romera, uno de los patrocinadores de la jornada, ha recordado que en plena crisis económica, entre 2008 y 2015, las industrias agroalimentarias pasaron de suponer el 25% del empleo en Castilla y León al 30 por ciento y su contribución al PIB pasó del 22 al 28 por ciento.

     En la clausura de la jornada, el consejero de Educación, Juan José Mateos, ha destacado también la fuente de riqueza que supone para Castilla y León la industria alimentaria.

     Además, ha insistido en la importancia de "aumentar la sinergia" entre la industria, las universidades y la formación profesional, especialmente el modelo dual, que combina formación académica y en las propias empresas, para ganar en calidad y competitividad.

     El grupo Vitartis representa el 30 por ciento de la facturación agroalimentaria de la Comunidad, con un empleo agregado de 18.000 trabajadores, y la integran firmas como Siro, Helios, Santiveri, Entrepinares, Emesa, Hermi, Huercasa, Prosol o la fundación Cartif.

(Foto: Archivo www.valladolidrac.com)