La industria de forrajes destaca que la PAC le ha permitido crecer un 500 %

0
9

EFE.- La Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA) ha asegurado que la Política Agraria Común (PAC) ha sido "clave fundamental" en el desarrollo de este sector en los últimos veinte años y ha permitido a la industria crecer un 500 % y llegar a producir 1.800.000 toneladas.

En una entrevista con Efeagro, el director de Aefa, Joaquín Capistrós ha explicado que desde el ingreso de España a la Unión Europea (UE) han contado con el apoyo de la Organización Común de Mercado (OCM) de los forrajes desecados, que ha sido "clave" para el despegue del sector.

Según Capistrós, con la ayuda directa a la industria por la transformación de los forrajes, se ha podido pagar un precio interesante al agricultor, darle rentabilidad a la industria y tener precios razonables para el ganadero.

Además, ha destacado que la PAC ha puesto en valor la producción de alfalfa en España que reúne condiciones de suelo, climáticas o de sistema de riego que no tienen otros países.

Para Capistrós, todo ello ha colocado a España como primer país europeo en producción, casi duplicando a Francia y, durante 2010, como segundo exportador mundial por detrás de Estados Unidos.

Respecto a las ayudas comunitarias, ha recordado que desde la campaña 2006/2007, en la que se desacopló el 50 % de la ayuda, se cobra una cuantía de 33 euros por tonelada transformada y vendida, ya que también desde esa temporada no se rebasa la cantidad máxima garantizada en la Unión Europea.

Ha precisado que en 2010/2011 se produjeron un total de 1,8 millones de toneladas, por lo que el montante total de las ayudas ascendió a 59,532 millones de euros, a lo que habría que sumar el 50 % que se desacopló en 2006/2007, que se recibe a través del pago único y que fue de 43,7 millones de euros.

En cuanto a cómo se ha ido adaptando este sector a las sucesivas reformas de la PAC, Capistrós ha señalado que en la que se produjo en 1995, la industria tuvo que hacer "fuertes" inversiones para cumplir la normativa, especialmente en equipos de deshidratación, y el agricultor, en equipos de recogida de forraje picado.

En la reforma de 2006/2007, según ha añadido, tampoco se produjeron "grandes contratiempos", ya que en esa temporada se inició una "fuerte" exportación hacia Emiratos Árabes Unidos, que permitió mejorar los precios de venta y compra.

No obstante, sí ha mostrado su preocupación por los años 2012 y 2013, ya que desde el 1 de abril del próximo año la ayuda la percibirá el agricultor como desacoplada a través del pago único y por las producciones de 2007 y 2008.

Durante ambos años, factores externos como los precios internacionales de las materias primas agrarias y los precios de la leche van a condicionar aspectos como el aprovisionamiento a la industria y la demanda.

De cara a la futura PAC, Capistrós ha asegurado que el sector agrupa condicionantes "que le hacen acreedor" de ser apoyado y cumple objetivos de esta política como la producción de alimentos viables, la gestión sostenible de los recursos naturales y la acción del clima y el desarrollo territorial equilibrado.

Entre las demandas del sector, se encuentra instar a las administraciones a que la futura PAC se centre principalmente en la alfalfa, que contemple para el cultivo un componente verde o ecológico y que, dentro de la ayuda no disociada, disponga de una partida presupuestaria y ligue la ayuda a un contrato con la industria transformadora y a una determinada cantidad entregada.

Los datos facilitados por AEFA recogen que en la actualidad hay 74 industrias repartidas en Aragón (37), Castilla y León (12), Cataluña (11), Castilla-La Mancha (6), Navarra (4), Andalucía (2), Extremadura (1), Baleares (1).

Estas industrias dan empleo a 2.926 personas y su inversión en la última década ha alcanzado 223 millones de euros.