La industria panadera y ‘Pan Cada Día’ apoya a las personas con intolerancias alimentarias

0
19

      María Luján Soler, del Departamento de Seguridad Alimentaria y Nutrición de Federación de Asociaciones de Celíacos de España, destaca que “el pan es un alimento básico en la dieta de toda persona ya que es consumido tanto en el desayuno, la comida, la merienda y la cena, y, además, forma parte de nuestra alimentación desde hace muchos años”.

    La problemática de la intolerancia a este producto es que el pan está elaborado con cereales que los celíacos no pueden consumir ya que contienen gluten, una sustancia que proporciona a la masa elasticidad, extensibilidad, capacidad para retener gas y formar productos de buena calidad.

Existe una gran variedad de panes sin gluten

    No obstante, María Luján Soler señala que “esto no significa que el colectivo celíaco no tenga acceso a panes porque gracias a la innovación de muchas empresas existen cada vez más panes sin gluten para todos los gustos”.

    En concreto, Soler añade que en el mercado se puede encontrar “gran diversidad de pan para celiacos”: pan de molde, con semillas, integral, chapatas, rústico, Payés, baguette, para perritos, para hamburguesa, con ajo y perejil, con cebolla, etc.

    En este sentido, la industria panadera muestra desde hace años su esfuerzo y trabajo en la fabricación y distribución de pan sin gluten facilitando la vida a las personas con esta enfermedad.

    De hecho, la elaboración de productos sin gluten supone un gran desafío tanto para universidades como para centros tecnológicos que investigan nuevas materias primas con las que elaborar productos sin gluten y optimizar los procesos. Sustancias poliméricas como la goma xantana o la goma guar, enzimas como transglutaminasas, entre otras, han sido estudiadas en la utilización de productos sin gluten.

Respaldo de las asociaciones de celiacos

    Por otra parte, la Federación de Asociaciones de Celiacos de España destaca que el acceso a diferentes tipologías de panes es cada vez más sencillo porque las grandes superficies como hipermercados, supermercados, almacenes, tiendas especializadas, etc. disponen de ellos con mayor prevalencia tanto frescos como refrigerados y/o congelados.

    Además, Soler afirma que “la presentación del formato de venta tanto en formato familiar de 400-500 g. como también individual facilita su consumo”. En concreto, añade que “el formato individual tiene una gran ventaja para consumo en el hogar, y sobre todo, en el canal restauración”. “Los restaurantes pueden ofrecer pan sin gluten sin ningún problema logístico al contar con este último formato y poder ofrecer siempre pan sin gluten con todas garantías”, continúa.

    En este sentido, la Federación de Asociaciones de Celiacos de España recuerda la importancia de contar con panes sin gluten certificados con la Marca de Garantía “Controlado por FACE” o certificados con el ELS (Sistema europeo de licencia).

     De esta manera, los miembros de la campaña ‘Pan cada día’ trabajan para que se siga investigando y fabricando nuevos panes sin gluten con el objetivo de facilitar el acceso y consumo de este producto a todas las personas y fomentar su ingesta en todas las comidas.