La industria vinícola multiplica por cuatro la importación y hunde un 14% el precio en origen

0
250

   Según las postura de AVA-ASAJA, no es "ninguna casualidad que el grueso de esas importaciones se haya concentrado en los últimos meses del pasado año, que es precisamente el período en el que las cotizaciones de la uva para elaboración de vinos experimentaron un significativo repunte al alza. Tanto es así, que el sector vitivinícola valenciano no recordaba un ejercicio tan satisfactorio desde hacía muchos años. Sin embargo, aquellas expectativas favorables se encuentran seriamente amenazadas ante la desmesurada irrupción en el mercado español de graneles foráneos procedentes sobre todo de Argentina y Chile".

    Para la organziación, los efectos de esta maniobra comercial cuyo objetivo" no es otro que el de presionar a la baja las cotizaciones en origen, tal como está corroborando la propia evolución de los acontecimientos, no se han hecho esperar. Así, los precios para los productores valencianos han sufrido severos descensos que oscilan, en función de las distintas categorías examinadas, entre el 8% y el 14%".

     Como explica en su nota, lo que está sucediendo es que las grandes envasadoras al disponer ahora, gracias a las importaciones, de una cantidad de vino con la que no contaban hace sólo unos meses "se encuentran en condiciones de renegociar a la baja los precios que habían acordado con los productores y eso es, precisamente, lo que están empezando a hacer en algunos casos".

    “Nos consta que la inquietud entre productores y bodegas –asegura el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado– es enorme en estos momentos. Se sienten con las manos atadas frente a las presiones y la actitud, muy poco ética, que exhiben determinadas industrias y que están distorsionando el mercado español del vino. Los productores valencianos, después de mucho tiempo, parecía que lo tenían todo a su favor para obtener una cotizaciones razonables, pero algunos no están dispuestos a consentirlo. Un cosa es el mercado libre y otra muy distinta la ley de la jungla”.

     En este sentido, el máximo responsable de la organización agraria exige a la Administración española que“extreme al máximo el control sobre los vinos a granel importados”.AVA-ASAJA reclama que esa vigilancia rigurosa se concentre en tres aspectos: el origen del vino, su manejo una vez en España y el destino final del mismo. Aguado apunta al respecto que “la procedencia de buena parte de esta mercancía, que llega en barcos de distintas banderas para eludir en muchos casos el pago de ciertos aranceles, no termina de estar convenientemente identificada".

    Por ello, cree que "resulta igualmente imprescindible que las autoridades vigilen, las condiciones sanitarias, el uso y el destino de esos graneles para evitar que puedan comercializarse haciéndolos pasar por vinos españoles. Tal como están las cosas, si no se aplica en máximo rigor en los controles administrativos corremos el riesgo de que pueda producirse un fraude generalizado a los consumidores”.