La Interprofesional del Aceite de Oliva pide que se frene el ataque contra la cogeneración

0
10

    El proyecto legislativo, en opinión del director de la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo (ANEO), Joaquín López, haría "inviable" el funcionamiento económico de dichas empresas "por falta de rentabilidad".

    La ANEO sostiene que esta nueva normativa amenaza la rentabilidad y la sostenibilidad económica en el sector de la extracción del aceite de orujo con cogeneración y haría perder unos 1.500 puestos de trabajo directos y unos 7.500 indirectos por cuanto la rentabilidad podría bajar hasta incluso un 45 por ciento, lo que conllevaría una reconversión.

    Y al igual que sucede en el tema de los purines, considera que el problema económico que se puede generar si sale adelante la nueva normativa en los términos planteados se añadiría el impacto y el daño medioambiental por cuanto si hay cierre de empresas no se podría procesar el orujo, un subproducto del olivar que se obtiene de la aceituna molturada.

Respaldo unánime del sector olivarero

    La ANEO, que cuenta con el apoyo de todo el sector oleícola en este conflicto, ha presentado una serie de propuestas al borrador de la Orden Ministerial, por lo que espera que el Ministerio de Industria reconsidere la situación y sea sensible a sus demandas al objeto de defender "la supervivencia del sector".

   Entre dichas demandas destacan la no retroactividad de la medida desde el 13 de julio de 2013; la necesidad de establecer un periodo transitorio para la aplicación de las nuevas retribuciones; un análisis más exhaustivo del modelo de empresas o la singularidad de las instalaciones.

    Además, han remitido escritos también al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en los que le piden ayuda para que el mencionado borrador "no se apruebe en los términos actuales y se recojan las sensibilidades y necesidades del sector".

   En caso de que no se atiendan sus peticiones, el director de la ANEO advierte de que llevarán a cabo medidas de presión, que no ha querido desvelar, y que se sumarán a los recientes cierres parciales que han realizado en el tramo final de la campaña de recolección de la aceituna en las extractoras de orujo.

    Las empresas extractoras suponen el último escalón del sector oleícola por cuanto procesan y dan valor a este subproducto que se obtiene de la molturación de la aceituna (un 20% aproximadamente de un kilo de aceituna es aceite y un 80 % es orujo).