La inversión en I+D del sector biotecnológico cae por primera vez en 10 años

0
6

   El sector incrementó asimismo la cifra de empleo en un 23,7% en 2011, hasta los 202.250 trabajadores en total. Sin embargo, a pesar de estos datos positivos, para las 660 empresas que desarrollan la biotecnología como actividad principal, los ratios de facturación, empleo e inversión descendieron ligeramente.

    Este hecho, según Asebio, muestra un cambio de tendencia que "preocupa al sector" y que en su opinión se explica por la dificultad de acceso a la financiación pública y privada. Por eso, la patronal solicita políticas públicas que acompañen a la consolidación del sector.

La crisis se ceba en una inversión privada muy necesaria


    Los primeros síntomas de este posible cambio de tendencia, según Asebio, son "los datos negativos y preocupantes" de la inversión interna privada en I+D en biotecnología, que ascendió a 537 millones de euros en 2011, un 5,3 % menos que el año anterior, lo que contrasta con el aumento del 11,2 % de esta partida en 2010.

    "El gran esfuerzo en I+D que están haciendo las empresas que utilizan la biotecnología en su negocio se está viendo afectado por la coyuntura económica y por la escasez de financiación que ha provocado que las empresas destinen menos fondos a esta partida, básica para mantener nuestro nivel de innovación", según Asebio.

    Esta caída es la primera en los últimos diez años, en los que ha habido crecimientos del 31,8% en 2005 o del 46,6 % en 2006.

    En cuanto a las patentes, el sector consiguió 1.064 en 2012, un 15,4% más que el año anterior, y sobre las publicaciones científicas de empresas españolas en revistas se han computado un total de 248 impactos el pasado año, un 76% más que en 2011.

    Por comunidades autónomas, Cataluña se reafirma como la comunidad con una mayor concentración de empresas usuarias de biotecnología (17,52%), seguida de Andalucía (10,89 %), que adelanta a Madrid, que pasa de tener el 11,85 % al 6,99% del total. El tercer puesto lo ocupa Galicia con el 8,41%.

    Por distribución sectorial, destaca el predominio de las empresas de alimentación (65%) y salud humana (22%) en las empresas usuarias de la biotecnología, mientras que en el caso de las empresas estrictamente biotecnológicas, se invierte el orden: salud humana (55%) y alimentación (34%).

    En 2012, se registraron un total de 213 alianzas (un 90% más), de las que el 60% se hicieron con el sector público, el 44,13 % con empresas "biotec" y el 23,94% con una empresa usuaria. Para hacer este informe se han utilizado, entre otros, datos del Instituto Nacional de Estadística.