El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha acordado iniciar la elaboración de un Plan Estratégico de mejora de la competitividad de los sectores agrícola, ganadero, pesquero, agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía, uno de los objetivos marcados para los cien primeros días de la nueva legislatura.

La medida responde al compromiso adquirido por el Gobierno andaluz de poner en marcha un plan integral que impulse los sectores estratégicos sobre los que la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible tiene competencias: agricultura, ganadería, pesca, agroindustria y desarrollo rural. El objetivo último es convertir a estos sectores en una fuente de creación de riqueza y puestos de trabajo.

En el ejercicio de sus competencias, la Consejería que dirige Carmen Crespo elaborará, aprobará e implantará este Plan Estratégico de mejora de la competitividad. Mejorar la seguridad, la estabilidad y las oportunidades de negocio constituyen una exigencia del mercado actual y futuro, que nacerá del diálogo fluido y constante con todas las partes implicadas en el mismo.

Se apostará por la reducción y simplificación de los trámites administrativos y la mejora de la gestión de las ayudas al sector

Andalucía cuenta con una agricultura y una ganadería competitivas y sostenibles, sustentadoras de un rico paisaje rural y garante de la permanencia de la población en el medio rural, así como con un sector agroalimentario que es uno de los principales motores de la economía de la comunidad. De hecho, aporta más de la cuarta parte de la producción agraria nacional, y una agroindustria de clara vocación exportadora, al poner en los mercados internacionales más del 24% de las exportaciones agroalimentarias a nivel nacional, constituyendo todo ello un complejo económico de primera magnitud en la estructura productiva andaluza.

El Plan Estratégico de mejora de la competitividad, que ya fue adelantado por el presidente Juanma Moreno en Cádiz, contemplará, como uno de los objetivos principales, mejorar la competitividad; y entre sus bases tendrán especial importancia el fomento de la investigación y la innovación tecnológica en los sectores agrario, ganadero, pesquero, agroalimentario y del desarrollo rural; el impulso de la formación y capacitación de los productores; y el apoyo al relevo generacional. Entre los medios para alcanzarlos estarán la reducción y simplificación de los trámites administrativos y la mejora de la gestión de las ayudas puestas a disposición del sector; el aumento de la interlocución de la Administración con los sectores; y la dinamización e impulso de la economía de las zonas rurales.

Avanzar hacia el cumplimiento de estos objetivos es fundamental para los sectores agroalimentario y pesquero andaluz, que se encuentran en un momento clave, en el que deberán prepararse para afrontar unos importantes retos futuros, entre los que hay que destacar: ser más competitivos en un mundo cada vez más globalizado y reñido a nivel mundial; satisfacer una mayor demanda mundial de alimentos (estimada por las Naciones Unidas es más de un 50% en 2050), que será aún superior en productos como frutas y hortalizas o la pesca; cubrir estas demandas con unos recursos naturales limitados que requieren protección, en especial el agua; responder a las expectativas de unos consumidores cada vez más exigentes en calidad y en producción sostenible; y conseguir una mayor introducción y aplicación de las nuevas tecnologías en estos sectores en la manera de producir y de comercializar los productos.

Por todo ello, el Gobierno andaluz da este importante paso, con el objetivo de que para el futuro estos sectores productivos tan importantes para Andalucía y el desarrollo del medio rural cuenten con un plan integral, elaborado desde la Administración de la Junta de Andalucía con la participación de los agricultores, ganaderos, pescadores y del sector agroindustrial y, en general, de los agentes económicos y sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here