La Junta de Andalucía ve “mimbres” suficientes para apostar por una mayor presencia del cultivo de almendra en la comunidad autónoma, en general, y en el campo onubense, en particular. Especialmente después de que la superficie plantada en la provincia se haya prácticamente duplicado en los últimos años hasta alcanzar las 941 hectáreas.

Y esto a pesar de que la producción de almendra en Andalucía alcanzará las 10.500 toneladas, lo que supondría un descenso del 21% respecto a la pasada campaña y una disminución del 4% si se compara con la media del periodo 2011-2015, según los recientes datos de la Mesa Nacional de Frutos Secos analizados por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

la caída de los precios puede frenarse en octubre, donde se espera una subida de un euro por tonelada

De igual modo, esta campaña a la falta de lluvia en España se ha sumado el repunte en la producción de almendra de California, principal origen de importación de España, influyendo en un descenso del precio medio del producto entre un 20-30 por ciento respecto a la pasada campaña.

ALMENDRA 2En la campaña actual el precio medio de la almendra en grano se sitúa ligeramente por encima de los 5,30 euros por kilo en el mes de septiembre y se aproxima a los 6,50 euros por kilo en el mes de octubre, aún sin cerrar oficialmente. La Marcona es la variedad más valorada superando ligeramente los nueve euros por kilo, mientras que la Comuna, la mayoritaria en volumen, no alcanzó los seis euros por kilo en las primeras semanas de campaña.

Pes ea estos datos, el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Pedro Pascual Hernández, destacó la nueva emergencia de un cultivo tradicional como el almendro en Huelva, donde, después de que se tendiera a su abandono, ha experimentado un notorio incremento en los últimos tiempos para alcanzar ya las 941 hectáreas (529 de ellas de secano y 412 de regadío) y una cosecha estimada para la presente campaña de alrededor de 230 toneladas.

Este volumen aumentará de manera considerable en los próximos años a medida que entren en producción las nuevas plantaciones. De hecho, desde 2011 se han incorporado 416 hectáreas más (358 de regadío y 58 de secano), por lo que casi se ha duplicado la superficie.

El responsable del ramo en Huelva aludió a la oportunidad, que “no podemos dejar pasar”, de expandir, en términos de sostenibilidad y con la mejora de las explotaciones, frutales de carácter mediterráneo como los frutos secos para así generar riqueza, empleo y fijar la población al territorio a través del incremento del bienestar y la calidad de vida en el medio rural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here