El consejero andaluz de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, ha asegurado este lunes 14 que la Junta seguirá reclamando que la futura Política Agrícola Común (PAC) no sólo mantenga su nivel de ayudas para el olivar andaluz sino que lo aumente “para garantizar su mantenimiento y progreso sostenible”.

Durante su intervención en la reunión del Consejo Provincial del Aceite de Oliva de Jaén, principal provincia productora del mundo, el consejero ha insistido en que “los sectores agrícolas más vulnerables y de importancia social, económica y medioambiental, como el olivar en pendiente, deberán ser objeto de pagos asociados para favorecer su viabilidad”.

En este sentido, ha destacado que las características de la agricultura jiennense la sitúan en una buena posición ante la próxima reforma de la PAC.

Ha destacado la aportación de la olivicultura a la biodiversidad, la integración de buena parte de la superficie olivarera en zonas naturales protegidas y la producción de alimentos saludables y de alto valor cualitativo amparados por Denominaciones de Origen Protegida y distintivos de calidad.

Las ayudas directas deben destinarse a quienes realizan la actividad agraria y a quienes viven exclusivamente de esta actividad

El consejero ha informado de que esta propuesta de ayudas para el olivar va a ser precisamente una de las cuestiones que trasladará personalmente a representantes de la Comisión Europea, con quienes se reúne esta semana en Bruselas para abordar la propuesta del nuevo Marco Financiero Plurianual de la Unión Europea (UE) para 2021-2027, “que prevé un recorte del 16% en términos reales para la PAC”.

Ante este escenario, ha explicado, “es el momento, ahora que se están elaborando las propuestas de reglamento, de insistir en aquellos aspectos que defendemos como vitales desde Andalucía, como las ayudas para el olivar”.

Estos son las ayudas directas que deben destinarse a quienes realizan la actividad agraria y cumplen los objetivos de la política europea, e incluye tanto a quienes viven exclusivamente de esta actividad como a aquellas explotaciones familiares y pequeños agricultores que, debido a su baja renta, complementan su actividad agraria con otras.

Además, en su opinión, los planes estratégicos que incluirán las ayudas directas y para el desarrollo rural, “deben diseñarse con flexibilidad y eficazmente, adecuándose a las necesidades de Andalucía, mientras que deben limitarse los pagos directos y el reparto a través de los pagos redistributivos, con el objetivo de que sirvan para apoyar a las pequeñas y medianas explotaciones, a los jóvenes y mujeres del medio rural de la comunidad autónoma en la que se aplique”.

El representante del Gobierno andaluz ha recordado la importancia de la PAC para Andalucía, que recibe más de 1.700 millones al año.

En el caso concreto de Jaén, se reciben cada campaña más de 360 millones de ayudas directas, cerca del 24 % del total regional, de las que se benefician más de 92.000 personas y las ayudas del Programa de Desarrollo Rural 2014-202 asignadas en Jaén hasta la fecha superan los 90 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here