El Gobierno de Castilla-La Mancha y Ecologistas en Acción (EA) coinciden en que el Acuerdo regional del Agua incluya el fin de los trasvases Tajo-Segura y en la necesidad de que haya un criterio de sostenibilidad medioambiental en la gestión del agua.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo y el representante de EA de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Hernández, han coincidido este martes 8 en la necesidad de que se ponga fin a los trasvases y de que así se contemple en el acuerdo regional.

Ambos han mantenido una reunión en la ronda que está llevando a cabo el Gobierno regional para fijar una posición común en defensa del agua, “con el objetivo de tener para el mes de julio un documento firmado por el mayor número de entidades representativas del tejido social, económico, agrario y medioambiental de la región”, ha indicado Martínez Arroyo.

“Queremos defender los intereses de Castilla-La Mancha con una única voz y, por lo tanto, pretendemos que ese documento de posición esté respaldado por el mayor número de entidades posibles”, ha añadido.

Coinciden en que “el interés en garantizar el caudal ecológico del río Tajo, que pasa inevitablemente por poner fin a los trasvases al Segura”

Asimismo, ha avanzado que el documento va a hablar del acceso al agua, entre ellos el de los agricultores que son los usuarios más importantes de este recurso y de cuestiones medioambientales importantes, como que se mantenga el caudal ecológico de los ríos.

En este sentido, ha dicho que el Ejecutivo autonómico comparte con Ecologistas en Acción “el interés en garantizar el caudal ecológico del río Tajo, que pasa inevitablemente por poner fin a los trasvases del Tajo al Segura”.

A juicio de Martínez Arroyo, no es la fórmula para resolver los problemas del país en materia de agua, por lo que en el documento se va a solicitar que se ponga fin al trasvase “y que la planificación en materia de agua no se reduzca de un trasvase tras otro del Tajo al Segura”.

Martínez Arroyo ha abogado por hacer compatible la protección del medio ambiente “con la utilización sostenible de un recurso tan importante para la vida y para la economía como es el agua”.

Por su parte, Hernández ha explicado que Ecologistas plantea que el documento que se está elaborando se parta de un concepto que es el que más aúna las aspiraciones de Castilla-La Mancha en relación al agua, que es la recuperación de los ríos y acuíferos de la región.

Se trata, según el representante de EA, de que los ríos y acuíferos dispongan de la cantidad de agua suficiente, de los caudales ambientales necesarios, que sería la garantía “de que se va a poner disponer de agua para los distintos usos que se le quiera dar en la región”.

Para ello, Ecologistas en Acción entiende que hay que avanzar en dos direcciones, por un lado mejorar la planificación hidrológica y desarrollar de una vez por todas los caudales medioambientales y por otro reducir ciertas presiones.

Y la presión más importante es la de los trasvases Tajo-Segura, según Hernández, que la ha definido como “una infraestructura que está dañando y perjudicando hasta el límite al río Tajo y además está cercenando las posibilidades de desarrollo sostenible de la región”.

Hernández ha considerado también que Castilla-La Mancha está en una buena posición “para dar un ejemplo de buena gestión hidrológica”, si a ello se suma una regulación de todas las demandas de la región.

“Tenemos que ser un ejemplo de la buena gestión del agua y en eso tenemos mucho que mejorar, sobre todo cuando hablamos del uso en la agricultura, que es la actividad que más agua consume”, ha dicho Hernández, que ha subrayado que se puede articular un pacto sobre los pilares de respeto medioambiental a la gestión del agua y de ordenación sostenible de su uso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here