La Junta de CyL reconoce que paralizar la PAC es “difícil, pero posible”

0
1

EFE.- En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de Castilla y León, ante el que Clemente ha fijado la posición de su departamento sobre la propuesta de reforma de la PAC formulada ayer por el comisario Dacian Ciolos, la consejera ha insistido en que se trata de un documento que supone un perjuicio "muy grave y no cuantificable" para la Comunidad.

Clemente ha explicado que la iniciativa de la Junta de Castilla y León a partir de ahora va a consistir en "actualizar" la posición común que acordaron con las organizaciones agrarias y las cooperativas de la Comunidad, para llevarla al detalle de las propuestas conocidas ayer.

Por otra parte, la Junta va a "exigir" al Gobierno central que de su "total rechazo" a esta reforma de la PAC y que intente buscar alianzas, fundamentalmente con Francia y Alemania, para "paralizar" la reforma, ya que "no tiene sentido abordar una reforma en profundidad de un sector que también se está viendo afectado por las consecuencias de la crisis".

La consejera ha explicado que estos trabajos, junto a una reunión para fijar una postura común con los dos eurodiputados castellanoleoneses, Agustín Díaz de Mera (PP) e Iratxe García (PSOE), servirán para preparar la reunión de la Conferencia Sectorial que se celebrará el próximo 17 de octubre en Madrid.

Este encuentro debe servir, en palabras de Clemente, para marcar la posición de España ante el Consejo de Ministros de la Unión Europea que se celebrará tres días después, el 20 de octubre.

Clemente ha reconocido que las alianzas con otros países contrarios al documento como Francia, Alemania y Portugal es la vía para lograr "resultados" para Castilla y León, ya que el debate hasta la aprobación definitiva de la reforma de la PAC se prolongará durante los dos próximos años.

En este contexto, la consejera ha explicado que los grupos políticos representados en el Parlamento Europeo "pueden hacer una enmienda a la totalidad", lo que condicionaría la decisión final, si bien ha añadido que "es muy difícil" que las instituciones europeas reaccionen porque "han demostrado su lentitud y paralización a la hora de tomar decisiones que afectan a la realidad".

"Es difícil por la dinámica de las instituciones europeas, pero es posible", ha resumido.