La Junta defiende que la nueva PAC contemple la diversidad del olivar andaluz

0
4

   "Un sector -ha señalado- en el que 200.000 explotaciones familiares andaluzas -de ellas, 74.400 jienenses-, basan su economía, y 1,5 millones de hectáreas -de las cuales más de 570.000 corresponden a Jaén- constituyen un ecosistema agroambiental del todo singular”. Otro dato que pone de manifiesto la importancia socioeconómica de este cultivo en la provincia jienense se refiere al empleo que genera en una campaña media, más de 6,7 millones de jornales, el 35% del total generado por el olivar andaluz.

   “El alcance y efectos que la nueva PAC pueda tener sobre el sector agrario andaluz en general y el olivar en particular –ha indicado- dependerá en gran medida del presupuesto que finalmente se asigne a la política agraria, integrado en la propuesta para el marco financiero comunitario 2014-2020, que actualmente viene siendo objeto de un intenso debate”. Por ese motivo, el representante del Gobierno andaluz ha asegurado que “seguimos trabajando en el análisis de las propuestas y de los cambios que van sufriendo en el proceso de debate, su repercusión en nuestro sector agroalimentario y las mejoras que serían necesarias proponer”.

   El consejero ha insistido en la importancia que la aplicación de la actual Política Agrícola Común ha tenido en el proceso evolutivo experimentado por el sector agrario andaluz en las últimas décadas, consolidando su carácter productivo, aumentando su tecnificación y valor añadido e incorporando prácticas que contribuyen a la mejora del medio ambiente. Así, Andalucía es líder en los sistemas de producción ecológica, producción integrada y lucha ecológica, con aproximadamente un millón de hectáreas en producción ecológica -53% de la superficie española- y medio millón en producción integrada (61% de la superficie española)..

   La propuesta andaluza de reforma va encaminada a defender una PAC presupuestariamente fuerte y en cuyo reparto de ayudas directas se contemplen no sólo criterios económicos y administrativos, sino también de potencial productivo. En ese sentido, y para evitar que se diluyan las ayudas debido a la incorporación de superficies que hasta ahora no habían sido beneficiarias, otra de las propuestas de Andalucía es establecer un sistema para limitar la entrada de nuevas superficies que no hayan tenido aprovechamientos agrarios.

   Asimismo, y dentro de la propuesta de reglamento sobre OCM Única, también se aboga, entre otras medidas, por la activación de los mecanismos de gestión de los mercados, como el almacenamiento privado, con criterios objetivos y conocidos y a partir de unos precios de referencia actualizados regularmente y en función de indicadores como los precios de los insumos o la evolución de los márgenes.

   Igualmente, se reivindica que el sector productor esté exento de la aplicación de la normativa de la competencia de la UE, el control efectivo de las importaciones y la reciprocidad en los Acuerdos Internacionales.

   Otra de las propuestas es la creación de una reserva estratégica para las materias primas de alimentación del ganado, con vistas a afrontar la volatilidad del mercado.

    Por lo que respecta a las ayudas de desarrollo rural, la última propuesta del presidente Van Rompuy incorpora la reivindicación andaluza de que, al igual que en la política regional, se contemple la figura de regiones en transición, con un porcentaje de cofinanciación Feader sobre contribución pública del 75%, intermedio entre las regiones menos desarrolladas (85%) y el resto de regiones (50%).

   Luis Planas ha expresado su confianza en el empuje y gran capacidad de esfuerzo del sector agrario andaluz en general, y del oleícola en particular para emprender y mejorar sus circunstancias, tal y como lo demuestra su actual condición de líder mundial tanto en producción como en comercialización. “Creo firmemente que al olivar le esperan grandes oportunidades que requieren de aunar voluntades para saber aprovecharlas”, ha afirmado.