La letra pequeña de la reforma fiscal puede reducir el tamaño de las empresas agrícolas

0
35

    

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

Las críticas llegan porque se ha mantenido el siste de módulos que venía reclamando, pero lo que no esperaban es que conllevara la reducción de los umbrales máximos de cifra de negocio –de 300.000 a 200.000 euros- y de compras –de 300.000 a 150.000 euros), que no debe exceder un agricultor para poder tributar por el Régimen de Estimación Objetiva por Módulos. Es decir, que la reforma de Hacienda ha aceptado la ‘idea’ planteada por las OPAs, pero le ha añadido  un complemento que puede echar por tierra muchos de los proyectos presentes y, sobre todo, futuros del sector.

    Como explican algunas organziaciones, con la reducción de estos umbrales, un importantísimo número de explotaciones que vienen cotizando por el sistema de módulos pasarán automáticamente al de Estimación Directa, en el que las exigencias contables son mayores y las reglas son similares al Impuesto de Sociedades.

    La decisión llama la atención especialmente cuando el propio Ministerio de Agricultura reconoce que la mayoría de los agricultores de nuestro país -más de un millón de declarantes- están en este Régimen por ser un sistema sencillo de aplicar.

    El método de Estimación Objetiva por Módulos constituyó la gran novedad fiscal del año 1995, por tratarse de un sistema sencillo y fácilmente comprensible: no se puede olvidar que sus destinatarios realizan una actividad en el campo, atendiendo a sus cultivos y sus animales, y que tendrían que dedicar su tiempo a la contabilidad y la fiscalidad, restando así recursos a la gestión de la explotación.

   Así, por ejemplo, las consecuencias que prevé ASAJA Córdoba para las empresas que se vean afectadas por esta medida son claras: un aumento de la burocracia y las obligaciones contables, así como una disminución de su rentabilidad. La disposición perjudicaría especialmente a las comunidades en Régimen de atribución de rentas –comunidades de bienes, sociedades civiles, etc.-. La salida más clara, la atomización de las empresas, con la que se provocaría también una reducción en su rentabilidad, que podrían llevar a una destrucción de empleo.

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}