No sólo la aceituna es objeto de deseo, también los cítricos, especialmente de las naranjas. Parece que ningún cultivo o actividad está a salvo de los hurtos y los robos de grupos organizados. En el caso de los cítricos, ha lanzado la voz de alarma LA UNIÓ de Llauradors que, en los últimos días, ha detectado un claro aumento del robo de naranjas, que atribuye a grupos mafiosos organizados, que ha achacado a la mejora de cotización que tiene esta fruta durante la presente campaña.

Los últimos robos ocurridos por ejemplo en el Camp del Túria revelan que los ladrones son profesionales tanto por el volumen sustraído como por el modo de hacerlo y el transporte empleado. En uno de los robos ocurrido en Bétera se llevaron 8.000 kilos de naranjas Lane Late y esa cantidad sólo puede ser hurtada por varias personas a la vez.

“hay que ir más allá en la prevención de la comercialización y distribución de productos procedentes de robos en el campo”

Los ladrones además en lugar de arrancar las naranjas a “tirón”, lo han hecho con tijeras, en un claro indicio de que el destino de la fruta puede ser un almacén ilegal o mercadillos. Otro de los métodos que revelan que puede ser objeto de mafias es el transporte utilizado, pues no puede tratarse de un coche o furgoneta, sino de un vehículo de mayor tamaño como un camión.

LA UNIÓ es consciente de la labor que desempeñan las diferentes fuerzas de seguridad y policías, así como agradece el trabajo de los grupos Roca, pero considera que “hay que ir más allá en la prevención de la comercialización y distribución de productos procedentes de robos en el campo”.

Así como lo reclaman desde el sector del olivar, también para las naranjas se pide a las  Administraciones Públicas que refuercen más la vigilancia en el campo y que los municipios con sus Policías Locales se impliquen también, ya no sólo vigilando los caminos rurales y parcelas, sino también inspeccionando los mercadillos, fruterías y mercados para comprobar la procedencia del fruto y su trazabilidad y procedencia, solicitando el documento DATA y comprobando que no esté falsificado.

Esta Organización Profesional Agraria insiste por tanto en la necesidad de coordinar todas las policías y fuerzas de seguridad y en este sentido recuerda que los efectivos de la policía local en los diferentes municipios poseen competencias en el ámbito rural desde la entrada en vigor el pasado 4 de enero de la Ley de la Generalitat de Coordinación de las Policías Locales de la Comunitat Valenciana. La normativa contempla de forma explícita, a instancias de LA UNIÓ, entre las funciones de los cuerpos policiales locales la prevención y actuaciones para evitar la comisión de actos delictivos en las zonas rurales.

Ramón Mampel, secretario general de LA UNIÓ, señala que “tan importante es vigilar los términos municipales en temporada de recogida de los cítricos, como aumentar el control de los diversos almacenes sospechosos de trabajar con cítricos hurtados o los mercados ambulantes. Si erradicamos esto habremos avanzado bastante en esta lacra que suponen los robos a los agricultores”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here