La Mancha finaliza una vendimia caracterizada por la alta calidad y un descenso de producción

0
7

A pocos días de que la mayor parte de las cooperativas y bodegas privadas asociadas a la Denominación de Origen La Mancha finalicen la recolección de uva, algo insólito, puesto que apenas se ha iniciado el mes de octubre, ya se puede hacer un balance bastante aproximado de cómo ha sido la cosecha en las cuatro provincias que componen la zona de producción vitícola más extensa, no sólo de España, sino de todo el mundo.

 

Se trata de una vendimia marcada por la alta calidad de las uvas recolectadas, que afortunadamente no se han visto afectadas por el oídio o la podredumbre, que podrían haberse manifestado en caso de aparecer las lluvias en las pasadas tres semanas.

 

Además, el año se ha visto marcado por un rápido inicio de la vendimia – algunas bodegas abrieron el 9 de agosto -, que no se ha debido tanto a una maduración rápida provocada por un verano muy caluroso, como algunas veces ha sucedido en esta región, sino que el adelanto venía marcado por una brotación muy temprana, pero las fases de envero y maduración han sido muy adecuadas. Además, las plantas no han sufrido estrés hídrico, puesto que el volumen de lluvias ha sido el adecuado a lo largo de todo el año. Esto ha permitido que se dé un equilibrio idóneo entre acidez y grado de dulzor, algo más elevado este último que en campañas anteriores.

 

Todo ello ha sido muy bien valorado por los enólogos y nos hace augurar que los vinos de la campaña 2011 tendrán una intensidad aromática más que notable y una buena estructura en boca, consiguiéndose unos vinos jóvenes muy expresivos y de gran calidad, si bien, debido a su gran potencial, en el caso de los tintos muchos de estos caldos se reservarán para la elaboración de excelentes crianzas y reservas, que saldrán al mercado dentro de tres o cuatro años.

 

En cuanto a la cantidad, se podría hablar de una reducción de entorno al 15 por ciento en términos generales, pero con diferencias muy marcadas según las distintas comarcas, ya que, por ejemplo, en Ciudad Real la incidencia del mildiu ha sido muy importante y el descenso de cosecha podría oscilar entre el 20 y el 30 %. No obstante, es muy importante insistir en que el mildiu no daña la calidad del racimo y consecuentemente tampoco del vino que se obtenga después, sino que únicamente reduce sensiblemente la cantidad de producción de la planta.

 

En la provincia de Toledo, el gerente de la Coop. Ntra. Sra. de la Paz de Corral de Almaguer, Antonio Calleja, comenta que su bodega recolectará en torno a los 25 o 26 millones de kilos de uva, de los cuales aproximadamente el 25 % será tinto. Se trata de unos datos muy similares a los del año pasado, pero con la particularidad de que esta producción se ha conseguido pese a la incidencia de los arranques definitivos y a que hay parcelas que se encuentran en proceso de reestructuración y, por lo tanto, no son productivas. Por ello, él habla de un incremento del 10 % en la producción de uva por cepa, pero que no se traduce en mayor entrada a la bodega por los factores señalados. Además, pese al incremento de producción ,es también reseñable el amento del grado Baumé en torno a 0,5º, lo que es un buen indicador de que ha habido una maduración correcta.

 

Finalmente indicar que la Coop. La Paz, que elabora los vinos Altovela al amparo de la D.O. La Mancha cierra su puerta el día 3 de octubre.

 

Bodegas Entremontes (Coop. Ntra. Sra. de la Piedad) de Quintanar de la Orden recolectará aproximadamente 30 millones de kilos de uva, de los que el 15 por ciento son variedades tintas. Este pueblo se ha visto muy poco afectado por el mildiu y, de no haber sido por el arranque de viñedo, es probable que se hubiera producido un incremento de cosecha de entre el 5 y el 10 %.

 

 Su presidente, Sebastián Heras comenta que la bodega cerrará el sábado, 8 de octubre, pese a que fueron una de las primeras cooperativas en abrir para la  variedad Airén. Además, Heras está muy satisfecho con la calidad de las uvas que están entrando desde el primer día hasta hoy, con una salubridad espléndida y apreciándose únicamente una mínima diferencia en el grado de las uvas, cuya media en una variedad como el tinto Tempranillo supera los 13º Baumé.

 

Por su parte, Bienvenido Muñoz Pollo, director técnico de Viñedos y Bodegas Muñoz, S.L. ubicada en Noblejas, nos aclara que cerraron el día 30 de septiembre y que este año han tenido que ampliar su cartera de proveedores de uva para compensar la merma de producción, que en la comarca de Noblejas ha oscilado entre el 40 y el 50 %, aunque más por causa del arranque y una granizada que hubo en mayo, que por el mildiu, cuya incidencia no ha llegado al 10 %.

 

Las graduaciones también han sido más altas de lo habitual, con medias de 13º Baumé en los blancos varietales, entre 13º y 14,5º en los distintos tipos de tinto, y de unos 12º en la variedad Airén.

 

En Cuenca, desde la Coop. Ntra. Sra. del Rosario de El Provencio, que comercializa los vinos Canforrales,  nos señalan que tienen previsto cerrar la bodega el 6 de octubre y que tendrán una merma próxima al 10 %, fundamentalmente por el mildiu y, en menor grado, por los arranques y la reestructuración. En conjunto cosecharán aproximadamente 18 millones de kilos de uva, de los que entorno al 45 % son de tinto. En cuanto a las graduaciones, también hablan de un incremento superior al medio grado con respecto al año anterior.

 

En bodegas Finca Antigua de Los Hinojosos, Francisco Antonio Nogales está convencido de que la calidad de los vinos de este año será muy buena, ya que las uvas son excelentes, con graduaciones medias de 12,5º Bamé en los blancos y 14º en los tintos.

Nogales estima que finalizarán la recolección para el 5 de octubre y, en cuanto a la cantidad, será muy similar a la del año pasado, ya que se trata de un área con una altitud cercana a los 900 metros en la que no se han registrado incidencias de mildiu o granizo.

 

Ciudad Real es, sin duda, la provincia más afectada por el mildiu y, dado que esta provincia representa casi la mitad del volumen productivo de toda la Denominación de Origen, es un dato determinante a la hora de valorar el porcentaje general de descenso en la Zona de Producción.

 

Por ejemplo, desde la Coop. Jesús del Perdón de Manzanares (Ciudad Real), Antonio Alcaide nos habla de una cosecha de unos 44 millones de kilos, lo que supone un descenso de entorno al 15 % con respecto a 2010. No obstante, destacan que su descenso en la entrada de uva no se corresponde con la disminución real de cosecha en la zona, que rondaría entre el 40-50 % en el blanco y 25 % en el tinto, fundamentalmente por causa del mildiu, aunque también ha tenido alguna incidencia el arranque y la reestructuración. Este desequilibrio se debe, según indicaron, a que los socios han llevado proporcionalmente más uva de su producción y, en menor medida, a la incorporación de nuevos socios.

 

Desde esta bodega, que comercializa los vinos Yuntero, también creen que cerrarán a mediados o finales de esta semana y confirman un incremento del grado Baumé de entre medio grado y uno.

 

Mayor descenso se ha detectado en Villarrubia de los Ojos, donde la Cooperativa El Progreso, una de las más importantes de la provincia, que habla de una reducción del 50 %, alcanzando la cosecha los 35 millones de kilos de uva, de los alrededor de un 7 % son de tinto. Desde esta bodega, Pilar Navarro también nos comenta que al menos la calidad ha sido altísima, al igual que el grado medio, que ha superado los 12,5º Baumé en el caso de la variedad Airén.

 

En Campo de Criptana, Bodegas del Saz finalizó la vendimia el 28 de octubre con unas graduaciones medias de 12,2º en el Airén y 13,5º en los tintos. Su propietario, Vidal del Saz, nos comenta que la bodega elabora un 60 % de uva blanca y un 30 % de tinta y sus proveedores han tenido una merma de un 30 % de media (más marcada en el blanco que en el tinto),  debido fundamentalmente a granizo que cayó en parte del término de Criptana el pasado mes de agosto.

 

Pasando a la provincia de Albacete, en Bodegas Ayuso, la empresa que comercializa los populares vinos Estola, José Miguel Gómez nos indica que tienen previsto cerrar para mediados o finales de semana, valorando muy positivamente la calidad de la cosecha, con uvas sanísimas y muy bien desarrolladas, lo que ha permitido que pese al adelanto en la recogida se consiga un grado similar al de otros años en los que se ha vendimiado mucho más tarde.

 

Destacar también que en Villarrobledo la cosecha se ha visto afectada no sólo por el mildiu y el arranque, sino que también ha tenido cierta incidencia el pedrisco, al igual que ha sucedido en otros pueblos como Socuéllamos, Argamasilla de Alba, Alameda de Cervera, Campo de Criptana, Miguel Esteban, ….

 

En Tarazona de La Mancha, Ezequiel García Tendero, gerente de la Cooperativa La Unión, que elabora vinos con la marca Casa Antonete, afirma que es muy difícil recordar un año en el que las uvas hayan entrado con tanta calidad como éste, tanto desde el punto de vista de la maduración como desde el aspecto sanitario; a lo que también hay que sumar un grado elevado (12,7º Baumé de media en el blanco Airén y 14,2º en los tintos).

 

Esta cooperativa, que tiene previsto concluir la vendimia para finales de esta semana, a penas reducirá la producción un 5 %, estimándose su cosecha en 24 millones de kilos, el 25 % de uva blanca y el 75 % tinta. Se trata de un dato muy positivo para ellos, ya que en otros pueblos cercanos la merma ha rondado el 20 por ciento debido a que ha sido un año difícil para la variedad Bobal, muy abundante en esa comarca.