La mayor parte de C.León tiene climas templados, salvo unas pocas zonas

0
13

EFE.- El Atlas Agroclimático de Castilla y León explica que salvo las montañas más altas, sobre todo al norte de la Comunidad, y alguna pequeña zona, lo que predominan son climas templados.

La temperatura media en el mes más frío se sitúa entre los 0 y los 18 grados en estos climas, precisa este atlas elaborado entre la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y la Junta Castilla y León.

No obstante, dentro de esta consideración se incluyen subtipos como el estepario frío, en zonas muy concretas como la de Medina del Campo (Valladolid) o entre Toro y Zamora, según datos recogidos por EFE de este trabajo.

Otras corresponden a un clima mediterráneo con veranos calurosos, con medias que superan los 22 grados en el mes más cálido, como las zonas de Arribes entre Zamora y Salamanca, el Tiétar en Ávila o entre Arévalo (Ávila) y Coca (Segovia).

El clima oceánico de verano seco abarca la mayoría de la Comunidad, sobre todo en la mitad oeste, con menos de 22 grados de media en el mes más cálido y con cuatro meses al año con medias superiores a los 10 grados.

Alguna zona muy concreta, sin estación seca, tiene un clima subtropical húmedo, por ejemplo cerca de Arcos de Jalón (Soria).

Otra gran parte de Castilla y León, principalmente en la mitad este, es de clima atlántico, mientras que en las montañas más altas, tanto al norte como al sur de la Comunidad, predomina el continental.

La temperatura media anual ronda los 11 grados en Castilla y León, aunque en Arribes del Duero y sur del Sistema Central supera los 15 y en las montañas cantábricas apenas pasa de los 5.

En enero, la media ronda los 3 grados en el conjunto de la Comunidad, mientras que en julio se superan los 30 en el Valle del Tiétar.

Las zonas de la Comunidad con mayor temperatura media anual, de entre 13 y 17 grados, se encuentran por el Valle de Mena (Burgos), Medina del Campo (Valladolid), Zamora, Ponferrada (León), de Fermoselle (Zamora) a Ciudad Rodrigo (Salamanca), Béjar (Salamanca) y el Tiétar.

Por contra, las medias anuales más bajas, de 2 a menos de 5 grados, coinciden con buena parte de la periferia montañosa de la Comunidad, en especial en toda la franja de Sanabria (Zamora) a Aguilar de Campoo (Palencia) y en la zona de Pinares entre Burgos y Soria.

En muchas de estas zonas se producen las primeras heladas, entre el 20 de septiembre y el 11 de octubre, mientras que bastantes áreas de la Meseta no llegan hasta la segunda mitad de noviembre.

Las últimas heladas del año agronómico se registran en estas áreas centrales en marzo, pero en la periferia más fría, incluyendo buena parte de León, Palencia, Burgos, Soria, Segovia y Ávila, se prolongan hasta comienzos de mayo, incluso hasta junio en algunas comarcas más altas.

Igualmente, las zonas con más precipitaciones coinciden con la periferia montañosa, en especial en toda la franja de Sanabria a la zona de Cervera de Pisuerga (Palencia) y el sur de Salamanca y Ávila, con 1.200 litros por metro cuadrado o más de media anual.

Las que menos, por debajo de los 400 litros, se localizan en el sur y oeste de Valladolid, principalmente, sur de Palencia, oeste de Zamora, noreste de Salamanca y norte de Ávila.

En estas zonas, los días con precipitaciones no llegan a los 60 al año, mientras que en la periferia son el triple, e incluso pueden alcanzar los 195.

La media en Castilla y León es de unos 650 litros por metro cuadrado, aunque la Meseta se queda en los 400 y en las montañas del norte supera los 1.000 al año.

Del mismo modo, las áreas con menos precipitaciones son a su vez las de mayor radiación solar, que va disminuyendo hacia la periferia de la Comunidad.

El centro de la cuenca del Duero es el área más seca de Castilla y León, aunque es donde más tierras de cultivo hay, de secano.