La media veda en CyL se presenta "buena" en 4 provincias y "floja" en el resto

0
6

      Sin embargo, es más pesimista sobre la presencia en otras provincias de la codorniz, considerada como la especie "reina" en el levantamiento de la media veda. Por ello, se ha mostrado convencido de que en la provincia de Burgos será, como ya ha ocurrido en otras temporadas, en la que más "se vea" a la codorniz.

Salamanca destaca este año en paloma torcaz y tórtola


       Con respecto a la paloma torcaz y la tórtola común, según Santiago Iturmendi, es la provincia de Salamanca la que presenta, como en años anteriores, las mejores perspectivas, aunque ha recordado que la media veda para estas especies no se abre hasta el 20 de agosto.

     La temporada de la media veda levanta la prohibición de la caza de la codorniz, la tórtola común, la paloma torcaz, la urraca y el zorro, como especies cazables, de acuerdo con la normativa aprobada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

     La fecha de inicio será a partir del 15 de agosto y la del cierre tiene que ser anterior al 14 de septiembre, aunque para la tórtola común y la paloma torcaz la apertura de la media veda se retrasa al 23 de agosto. También se fijan unos cupos, es decir el número de piezas a cobrar por cada cazador y día, que son de treinta para la codorniz y ocho para la tórtola común.

     Para las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Soria y Valladolid se han fijado 19 días en los que se puede cazar, entre el 15 de agosto y el 14 de septiembre; en la de Segovia se amplía en un día más (20); en la de Salamanca se reduce a 15, así como en la de Zamora.

     Santiago Iturmendi ha indicado que en Castilla y León hay unas 23.000 licencias de caza y la actividad cinegética tiene un gran impacto en la generación de riqueza y empleo en la comunidad autónoma, por lo que ha reclamado un mayor apoyo del Gobierno autonómico.

      Sin embargo, ha advertido que existe "deficiencias" en el relevo generacional y ha señalado que la caza es una actividad cada vez con un peso menor entre los jóvenes que, a su juicio, se decantan más por otras ocupaciones lúdicas vinculadas a las nuevas tecnologías y "más pegadas al asfalto y al entorno urbano".