La mejor vaca del mundo se ha criado en Oroso, A Coruña, y producirá 700 kilos de carne de una calidad nunca vista hasta la fecha, que será madurada por la empresa catalana Pujol’s, especialista en maduración con su innovador método dry aged con sal del Himalaya, luz ultravioleta y ozono.

La cultura del chuletón, de la que ciertas zonas de España presumían y que se extendió a lo largo de toda la geografía nacional como si de una moda se tratase, se ha convertido en uno de los manjares de culto más preciados y en todo un tesoro gastronómico. Las mejores reses son un bien muy preciado en la cocina de máximo nivel, y por ese motivo, el valor de los ejemplares más valiosos se dispara. Dos vacas de 1.400 y 1.500 kilos en vivo criadas en Oroso, A Coruña, han alcanzado tal cota de excelencia, que abren una nueva etapa en lo que calidad de la carne se refiere y es Pujol’s, uno de los especialistas del sector, quién se ha hecho con ellas.

Las vacas que Don Jesús Vilares cría en su finca de Oroso, son bien conocidas por el sector. Dos ejemplares de Vilares, uno de la raza rubia gallega de 7 años y 750 kilos en canal y otro de la raza parda de casi 700 kilos y 11 años, marcan un punto de inflexión en la cultura del chuletón gracias a una calidad que parece insuperable, como también su precio, que alcanza los 15.000 euros. La alimentación a base de harinas y papas de maíz autóctono, hierba verde y hierba curada que llega a los 15 kilos por día, junto a la pausa y el sosiego de las tierras gallegas, ha propiciado en ambas vacas un engorde exquisito que se convierte en una excepcional grasa amarilla, emblema del mejor ganado de Galicia, que se entrevera en la carne hasta el tuétano, en una orgía visual que será un manjar extraordinario para los paladares más afortunados.

Moura es el nombre de la vaca de raza parda que con sus 700 kilos en canal y un coste de 9.000 euros, es con toda probabilidad, el ejemplar de mejor calidad nunca visto porque lo tiene todo, una cobertura de grasa extremadamente amarilla y esponjosa y una soberbia infiltración de grasa intramuscular, dos virtudes muy pocas veces conjuntadas en una misma vaca. Su excepcionalidad se basa en las atenciones que Vilares le ha regalado a lo largo de sus 11 años de vida y que la convierten prácticamente en un mito.

Como los grandes genios, no se sabe cuánto tiempo tendrá que pasar para ver otra igual o simplemente similar. Según Daniel Cochón, responsable de Frigoríficos Bandeira, el matadero que adquirió las vacas en el mercado de ganado de Santiago de Compostela el pasado miércoles 14 de diciembre, “es un orgullo para nuestro matadero adquirir a este par de ejemplares, que sin lugar a dudas son las mejores vacas que he visto en muchos años y quizá pasen muchos más antes de ver algo parecido”.

(Texto: comicae.es)