La mitad de la superficie de los montes arbolados de León se queda sin ayudas de la PAC

0
7

       En un primer rastreo que ha efectuado ASAJA, la organización calcula que más del 50 por ciento de la superficie de pastos en montes arbolados  no se podrá utilizar para solicitar ayudas ganaderas, encontrándose para cada parcela coeficientes  muy variados desde el cero hasta cifras próximas al cien.

     Muchos de estos montes tienen la catalogación de Montes de Utilidad Pública y las subastas las tutela la Junta de Castilla y León. Ahora el ganadero, al concurrir a las subastas o arrendamientos, tiene que saber que la superficie que realmente se puede pastar no se corresponde con la que va a poder declarar en su expediente de la PAC, siendo por lo general esta última mucho menor.

      Por ello, ASAJA critica que estos coeficientes "se hayan implantado sin un periodo de exposición pública para presentar alegaciones por parte de los propietarios o arrendatarios de los montes, y teme que haya cantidad de errores que creen situaciones injustas y coloquen a muchos ganaderos de las zonas de montaña en desventaja competitiva".

Habrá que arrendar más hectáreas con más gasto, pero se pone fren a la especulación

      Además, advierten de que al tener que arrendar más hectáreas de las que realmente necesitan para pasto, para justificar a efectos de las ayudas de la PAC, tendrán que hacer un mayor desembolso económico del que era habitual.

     La provincia de León es una de las más perjudicadas por esta medida de política agraria habida cuenta de la gran superficie de pastos de montaña, la mayoría afectados por pendientes, por superficies rocosas que también se descuentan, o por masas arbóreas o arbustivas. Además, el abandono que desde hace décadas se ha producido en fincas particulares que se han dejado de cultivar, en muchos casos por sus escasas dimensiones, y donde ha crecido el matorral, se suma a este problema que es sobre todo de montes titularidad de entidades locales menores y ayuntamientos.

     Al margen de esto, hay un cambio positivo en la nueva PAC que ASAJA valora porque destierra prácticas especulativas de etapas anteriores consentidas por la legislación que estuvo vigentes. Así, destaca la organización que "con carácter general, nadie podrá recibir ayudas de la PAC declarando superficies en los montes si no dispone de carga ganadera y puede justificar el aprovechamiento real de los pastos".

(Foto: Archivo Jesús F. Salvadores www.diariodeleon.es)