La Montanera del Ibérico se adelanta por la escasa calidad de la bellota

0
3

EFE.- En estas dehesas se crían una quinta parte de todos los ibéricos de bellota de España y casi la totalidad de Castilla y León.

Para los ganaderos de este sector, la incertidumbre de precios es el principal problema, tras el desplome del ibérico de bellota en las lonjas de la pasada campaña.

Esto ha motivado que, tanto en la provincia de Salamanca como en el resto de las zonas de montanera de Andalucía y de Extremadura, se haya producido un descenso de engorde de ibéricos de bellota, que se aproxima al 20 por ciento, según la Asociación de Criadores de Cerdo Ibérico de España.

Si el pasado año se engordaron unos 500.000 cerdos, este año la cifra no superará los 400.000 ejemplares.

Debido a las lluvias de agosto y la fuerte sequía del pasado mes de septiembre, "la bellota no se ha hinchado y se ha caído cuando estaba verde", ha asegurado el ganadero de Espeja (Salamanca) José Martín Galán.

Mucha de la bellota caída se ha podrido y "ésa ya no la comen los cerdos".

Por este motivo, los ganaderos han adelantado el cebo de los cerdos para que "nada más caerse la bellota la puedan comer antes de que se pudra", según Martín Galán, que este año ha sacado en su finca de 500 hectáreas de Espeja 330 cerdos de 100 kilos para que lleguen en tres meses, a base de bellota, a una media de 180 kilos, que es el peso ideal del animal a la hora de ser sacrificado.

"Hay una crisis muy fuerte, debido a que los industriales tienen mucho excedente y, por tanto, lo que nos pagan por los cerdos no es rentable", ha explicado el ganadero de Espeja.

Otro de los problemas que ha motivado que muchos ganaderos de porcino de Salamanca hayan renunciado a la montanera o hayan reducido el número de engordes se debe a la demora en el cobro, ya que muchos industriales le ofrecen el pago de los animales en plazos de seis o nueve meses.

El presidente del matadero Maguisa de Guijuelo (Salamanca), José María Julián del Águila, uno de los que más cerdos ibéricos sacrifica de España, ha asegurado hoy a EFE que "este año el número de cerdos ibéricos de bellota que se van a sacrificar será mucho menor, ya que hay un excedente de producción muy elevado".

"A día de hoy, el consumidor se decanta más por los productos del ibérico de cebo (cebado con pienso), a pesar de que el precio de los productos del ibérico de bellota ha descendido mucho", ha aclarado Julián del Águila.

En los dos últimos años, el precio medio de lonja del cerdo ibérico de bellota ha rondado 1,80 euros por kilo, con lo que por un cerdo ibérico de bellota de 180 kilos se paga una media de 324 euros, precio que, según los criadores, no ofrece garantías de rentabilidad.

En la provincia de Salamanca, las previsiones para esta campaña son que se puedan engordar a base de bellota alrededor de 80.000 cerdos ibéricos.

La escasez del fruto ha generado entre los ganaderos bastantes temores, ya que tienen que cumplir unos parámetros mínimos para que el cerdo sea certificado como ibérico de bellota.

Para que obtengan la calificación de ibérico de bellota, los laboratorios tienen en consideración la proporción de cuatro ácidos grasos (oleico, linoleico, palmítico y asteárico), ya que son los que aporta la bellota.