La nueva plaga del trips de la orquídea (Chaetanaphotrips orchidi), de la que el año pasado comenzaron a apreciarse por primera vez ataques bastante generalizados en determinadas áreas citrícolas de la Comunitat Valenciana, se ha extendido considerablemente desde entonces y en algunas parcelas podría llegar incluso a causar daños de hasta el 70% de la cosecha, de acuerdo con las estimaciones desveladas durante la jornada que han organizado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) para analizar las dimensiones del problema y las posibles medidas para atajarlo.

Si el año pasado este insecto fue localizado, tal como adelantó esta organización agraria, en las comarcas de La Safor y la Ribera, ahora su presencia también se ha constatado en las comarcas de L’Horta Sud, la Marina Baixa, Marina Alta y el Baix Maestrat, de tal manera que su riesgo potencial ha aumentado considerablemente.

La plaga del trips de la orquídea provoca manchas y lesiones en la piel de los frutos, dejándolos inservibles para su comercialización en fresco

El jefe de sanidad vegetal de la Generalitat, Vicente Dalmau, explicó que la conselleria de Agricultura ha puesto en marcha un sistema de monitoreo para concretar el alcance y el nivel de incidencia de este insecto polífago que ataca a los cítricos, pero que también puede causar daños en otras especies vegetales. Los resultados de ese estudio sobre parcelas infectadas por el trips revelan grados de afección sobre la cosecha muy variables, si bien en los casos más extremos pueden alcanzar incluso al 70% de la cosecha.

Este insecto, que se hospeda fundamentalmente en las naranjas y sobre todo en las variedades de Navelina y Lane Late, provoca manchas y lesiones muy apreciables en la piel de los frutos, dejándolos inservibles para su comercialización en fresco, de tal manera que la única salida que encuentran es, en el mejor de los casos, su envío a la industria para transformarlos en zumo. “El ataque de este trips no mata al fruto, pero sí causa daños estéticos que deprecian su valor comercial”, señaló Cristina Navarro de la firma Elytra Agroscience Services S.L.

Además, una de las cuestiones más inquietantes que se ha puesto hoy sobre la mesa durante esta jornada es la ausencia, a fecha de hoy, de métodos verdaderamente efectivos para afrontar el problema. En este sentido, el doctor del IVIA, Alejandro Tena, señala que “sabemos muy poco de esta plaga, ya que solo existen dos estudios en el mundo y actualmente las materias activas que se emplearon para combatir el trips en los años 90 no están autorizadas”. Sobre este aspecto, Dalmau explicó que la Conselleria está realizando pruebas para determinar el tratamiento más adecuado. “En concreto, estudiamos si el momento y los productos utilizados para el control de otros insectos, como el piojo rojo, son eficaces en la lucha contra el trips”, señaló el responsable de Sanidad Vegetal. Asimismo, el departamento agrario de la Generalitat está estudiando el establecimiento de sistemas de lucha biológica mediante la introducción de posibles depredadores del trips de la orquídea.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, solicitó la máxima implicación de la Conselleria de Agricultura. “Sabemos – señaló- que ya se han puesto manos a la obra, pero estamos ante un problema serio que va en aumento y que puede ocasionar graves pérdidas en la citricultura. Todavía quedan muchas incógnitas por despejar, hasta el punto de que ni siquiera contamos con procedimientos suficientemente claros y definidos para poder combatir este peligro con éxito”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here