La oliva mallorquina podrá tener denominación de origen al ser autóctona

0
19

EFE.- Un estudio de caracterización de la aceituna mallorquina realizado por la Universidad de las Islas Baleares (UIB) ha confirmado que se trata de una variedad autóctona, primer paso para que este producto pueda solicitar una denominación de origen para su comercialización.

El análisis del ADN del olivo mallorquín ha confirmado que se trata de una variedad autóctona según concluye el estudio de caracterización de la aceituna mallorquina elaborado por la UIB y financiado con 15.000 euros por el Govern balear, según ha informado el ejecutivo autonómico en un comunicado.

La finalidad del estudio era determinar la viabilidad de la solicitud de una denominación de origen para diferenciar la aceituna mallorquina y el análisis ha permitido concluir que esta calidad diferenciada es atribuible al medio geográfico y que, por tanto, es viable tramitar dicha distinción.

Para tramitar la denominación de origen es necesario acreditar las características diferenciadas y el vínculo del producto con el medio geográfico y hasta ahora se desconocía si la variedad tradicional del olivo de Mallorca era "empeltre" de Aragón o una diferente.

El estudio ha confirmado que el ADN de los olivos centenarios de Mallorca no coincide con el del "empeltre" de Aragón y sin embargo ha hallado más similitudes con el acebuche, la variedad más salvaje, lo que significa que el olivo mallorquín es uno de los más antiguos.

El estudio también ha analizado por qué la aceituna mallorquina es más sabrosa y amarga, dos características organolépticas muy bien valoradas por los habitantes de la isla.

El amargor se debe a un contenido de polifenoles más elevado que la media del resto de aceitunas del mercado.

El sabor, desde el punto de vista de la sensación oleosa que deja en la boca, se atribuye a un nivel de ácidos grasos insaturados más elevado que en aceitunas de otros lugares. Estos ácidos, al tener un punto de fusión bajo, pasan a estado líquido con la temperatura de la boca, lo que provoca esa sensación de untuosidad.

Tras el estudio, el sector aceitunero podrá solicitar a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Movilidad que se tramite la denominación de origen de la aceituna mallorquina, para lo cual deberá presentar una propuesta de reglamento y una entidad de certificación.