La PAC 'rompe' a Aragón con un pulso entre una Teruel perjudicada y el resto de provincias

0
12

      El origen de esta situación llega cuando se sitúa a los cultivos de secano turolenses entre los que menos ayudas recibirán, provocando la indignación de los agricultores, de las organizaciones profesionales y de los partidos políticos de la provincia. Las negociaciones continúan abiertas y la solución final deberá conocerse antes del 1 de diciembre, cuando concluye el plazo dado por el Ministerio para presentar los mapas definitivos.

     El sector agrario turolense, respaldado por los sindicatos y los políticos turolenses, han pedido en las últimas semanas una modificación para poner fin a este agravio, que se remonta a hace más de dos décadas, y que ha sido calificado unánimemente como "una injusticia". La tensión es tanta que hasta la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, tras reunirse en Zaragoza con la presidenta de la Diputación de Teruel, Carmen Pobo, para proponer seguir negociando en busca de alguna opción que satisfaga la petición de la provincia.

    En este sentido, ya surgieron propuestas para compensar a los agricultores turolenses a través del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite), entre otras opciones. Pero los agricultores no aceptan esta propuesta porque no afrontar el verdadero problema, ya que su petición de unificar estratos va más allá del incremento de ayudas que puedan recibir.

      En concreto, quieren situarse al mismo nivel que el resto de provincias aragonesas a la hora de negociar una nueva PAC en 2020. Permanecer en los estratos más bajos condenaría a la provincia a ser considerada algo así como un erial, sostienen. Una postura que no es compartida por el resto de provincias, donde los representantes de las organizaciones de Zaragoza y de Huesca han comenzado a buscar apoyos políticos para contrarrestar la presión realizada por todos los partidos desde la provincia de Teruel.

Tensión entre las propias organizaciones agrarias, que sólo coinciden en culpar a Lobón

      Esta división está afectando también a las propias organizaciones agrarias, que sin entrar directamente en la confrontación directa entre ellas mismas, ven cómo los intereses de cada provincia chocan entre sí y que cada dirección provincial debe mirar hacia la defensa de sus propios agricultores. Por eso, como ha señalado el secretario general de UPA Aragón, como ya hicieran antes los responsables de ASAJA y COAG, lo único que les une de verdad es culpar al consejero Modesto Lobón, al que acusan de "haber abierto una guerra entre las organizaciones agrarias al cargar sobre ellas esta responsabilidad".

     "Ha gestionado muy mal este tema y ha enfrentado a las organizaciones agrarias y a los agricultores de las tres provincias", añadió, a la vez que considera que debería haber realizado "un planteamiento valiente para defender en Madrid una reestructuración de las ayudas a nivel nacional en beneficio de todos los agricultores aragoneses". Según Roche, se trata de poner fin al status quo establecido en anteriores repartos de la PAC para conseguir que los agricultores profesionales que realmente producen alimentos cobren lo que merecen.

Podría intervenir hasta el Justicia de Aragón

     La tensión es tanta y los ánimos están tan caldeados que el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, (el equivalente al Defensor del Pueblo en el resto de CCAA) está dispuesto a ejercer una labor de mediación en el conflicto sobre la nueva PAC. García Vicente señaló, no obstante, que esta cuestión está siendo objeto de conversaciones entre las instituciones turolenses, el Gobierno de Aragón y los sindicatos del sector agroganadero y aseguró que espera que se resuelva por la vía de la negociación.

    "Si no es así y nos lo plantean, haremos de mediadores", dijo, en referencia a las manifestaciones de dirigentes sindicales que hace unos días indicaron que barajaban presentar una queja al Justicia.

     Asimismo, resaltó que tanto en este como en otros asuntos, añadió, es importante evitar que las partes implicadas se culpen entre sí, una práctica que dificulta los acuerdos. También recalcó que en una negociación todos deben estar dispuestos a ceder. "Nos gusta mucho golear, pero mejor que ganar una vez por goleada es ganar más veces por 2 a 1", comentó utilizando un símil futbolístico.

(Foto: Archivo)