Desde UPA Andalucía, su secretario general, Miguel Cobos ha resaltado el trabajo de los agricultores, ya que sin ellos no hay alimentos y ha explicado que, a su juicio, “los elementos clave que debe incluir cualquier estrategia que tenga en cuenta el cambio climático en la agricultura son por un lado una adecuada planificación hidrológica, y por otro, la potenciación de modelos agrarios sostenibles”.

La organización ha destacado que los regadíos agrícolas constituyen a días de hoy, de una manera generalizada, una fuente de riqueza frente a los secanos tradicionales ya que, con carácter general, un cultivo de regadío multiplica por seis un cultivo de secano en valor de la producción agraria, además de suponer un incremento del valor añadido, y lo que es más importante, un factor que socialmente implica empleo y un freno al despoblamiento de nuestro medio rural.

en la asignación de recursos no deben primar criterios de mercado, sino criterios sociales y de uso del territorio

Por este motivo, UPA señala como necesaria una planificación hidrológica en el ámbito de todo el territorio andaluz, que debe tener entre sus ejes prioritarios aspectos como la culminación de los procedimientos de modernización de regadíos mejorando las infraestructuras existentes, la redistribución de los recursos, la revisión de oficio de las concesiones de agua adaptando las dotaciones a la realidad existente así como el fomento del ahorro, pagando el agua efectivamente consumida, o la utilización de aguas regeneradas y desaladas.

Igualmente, la organización considera importante también la ampliación de regadíos sostenibles que suponga desarrollar una gestión eficaz y socialmente justa del uso del agua.

Desde UPA Andalucía rechazan de plano lo que denominan como “mercadeo” que se lleva a cabo con el agua a través de los contratos de cesión de derechos de uso del agua, ya que en la asignación de recursos no deben primar criterios de mercado, sino sobre todo criterios sociales y de uso del territorio. Para ello, UPA aduce que “es fundamental fomentar los ‘bancos públicos del agua’, de tal manera que sirvan de instrumentos para reasignar el agua con criterios de transparencia, equidad, eficiencia y sostenibilidad”.

UPA Andalucía apunta que se precisan innovaciones que mejoren la agricultura sostenible, aumenten la productividad y los ingresos, y contribuyan a hacer frente a los desafíos del cambio climático.

propone impulsar las energías renovables en el sector agrario, y fomentar la agricultura ecológica y diversificada

Miguel Cobos indica que “deben reforzarse metodologías y prácticas participativas que combinen los conocimientos y prácticas tradicionales de los agricultores familiares con nuevas tecnologías, estudios de investigación e innovación y servicios de asesoramiento, teniendo siempre a la formación como un instrumento indispensable para conseguir dichos objetivos.”

Asimismo, añade que “es necesario además favorecer los productos, los servicios y las actividades en los distintos sectores que contribuyan a una economía descarbonizada, reconociendo la función que ejercen los cultivos permanentes, las praderas y las dehesas en la absorción de CO2”.

Finalmente, Cobos propone impulsar el uso de energías renovables en el sector agrario, así como fomentar la agricultura ecológica y diversificada, potenciando la biodiversidad y apoyando los canales cortos de comercialización y las infraestructuras alternativas de venta minorista, desarrollando nuevos indicadores para los sistemas alimentarios sostenibles, así como una estrategia para apoyar la ganadería extensiva, local y de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here