La preocupación de la CHE por las inundaciones se centra ahora en el Eje del Ebro

0
30

   Ahora, según ha añadido, la "preocupación se centra en el eje del Ebro, donde con toda seguridad se producirán inundaciones de campo, y se alcanzará un caudal en torno a los 1.800 metros cúbicos por segundo".

    Tras visitar Funes, el presidente de la CHE tiene previsto trasladarse a Pamplona y reunirse con el alcalde, Enrique Maya, para, según ha avanzado, explicar "las circunstancias meteorológicas que se han dado, la imprevisión de estas lluvias tan intensas".

    Asimismo, comentará cómo se ha llevado a cabo la gestión del embalse de Eugi y precisarle que "en ningún caso han realizado desembalses que hayan contribuido a la inundación de Pamplona, más allá de lo que el propio embalse por razones de seguridad tenía que verter".

Los embalses han logrado que la riada "haya sido menor"


    La CHE gestiona los embalses, el río y su entorno y una de sus prioridades es "tratar de que las inundaciones cuando se produzcan, que tarde o temprano se van a producir por el propio efecto de la naturaleza, produzcan los menos daños posibles", ha señalado.

    En este sentido, ha puntualizado que con la gestión de los embalses se ha conseguido que esta riada en el eje del Ebro "sea menor, con lo que se evita muchísimos daños".

    El presidente de la CHE ha apuntado que han observado que en el cauce del Ebro hay "una sobreelevación como consecuencia del arrastre de sedimentos y gravas, por lo que se está haciendo un mapa de todo el río, con zonas donde se podrán extraer áridos para mejorar la gestión del cauce".

Enfado y explicaciones por parte del Gobierno foral


  
El Gobierno foral pedirá aclaraciones sobre las alertas realizadas el fin de semana sobre las previsiones de fuertes lluvias en Navarra y sobre las crecidas de los ríos, que han provocado importantes daños en Pamplona y otras localidades próximas como Burlada, Villava y Huarte.

    El consejero de Interior, Javier Morrás, ha dicho que "vamos a pedir aclaraciones", ya que había "una alerta por lluvias que finalizaba el sábado a las dos de la tarde" y "no había para la tarde del sábado y la mañana del domingo, que es cuando se han dado fundamentalmente las precipitaciones que han dado lugar a este episodio tan violento de lluvias".

    Al respecto, Morras ha añadido que los servicios de emergencias "han funcionado excepcionalmente, ciertamente" y lo que no ha sido correcto "son las predicciones meteorológicas y previsiones de crecidas de los ríos", pero las previsiones "evidentemente son modelos matemáticos que pueden fallar".

    Así lo ha señalado antes de reunirse con la Comisión del Plan de Emergencias para evaluar las inundaciones sufridas ayer en Pamplona y su comarca, por la crecida de los ríos Arga y el Ulzama, y la situación de la riada que ya ha llegado al Ebro, aunque no alcanzará el pico de las crecidas de los pasados meses de enero y febrero.

    El consejero ha destacado que en las zonas afectadas por la riada ya se está haciendo la evaluación de los daños y se trabaja para recuperar las infraestructuras, a falta de que se conozca cuál es el alcance definitivo de la avenida en el sur de Navarra.

    Sobre la apertura de las compuertas del embalse de Eugui, del que se abastece Pamplona y su comarca, ha indicado que deberá ser la CHE "la que tendrá que dar explicaciones amplias al respecto", pero ha afirmado: "tenemos que decir que mediante un simple análisis matemático del agua que entraba ayer en Eugui y de la que salía, ciertamente, el pantano hubiese rebosado".

    "Se podrá discutir si Eugui tiene que estar vacío o lleno antes de que suceda un elemento imprevisible de esta naturaleza", pero éste es "un pantano para agua de boca y, por tanto, en vísperas del verano imagino que deberá tener un nivel alto".

Quieren declarar zona catastrófica


    Por otra parte, ha afirmado que la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, ha contactado con el ministerio de Agricultura para solicitar la declaración de zonas con problemas, catastróficas "o la figura que sea conveniente" las más afectadas por las inundaciones, ha revelado el consejero.

    Al respecto, ha avanzado que su departamento trabaja ya en elaborar una Orden Foral que amplíe las que se hicieron en las anteriores inundaciones para ayudar a reparar las infraestructuras locales.

    Sobre las afecciones que pueda haber en las poblaciones próximas al Ebro, el consejero ha resaltado que "no va a afectar a cascos urbanos" ni va a haber "riesgo en población", aunque si se esperan daños en infraestructuras y en los cultivos.

    El consejero ha concluido señalando que "es nuestra obligación la máxima exigencia" a la CHE, ya que, ha recordado, se llevan tres episodios de inundaciones importantes este año y "creemos que todo tiene que estar en óptimas condiciones para defender los intereses de todos los navarros".