La detección de un foco de nematodo de la madera del pino (Bursaphelenchus xylophilus) en un árbol situado en el término municipal Lagunilla (Salamanca) ha obligado a la Junta de Extremadura a establecer una zona demarcada que afecta a 29 localidades del norte de Cáceres.

El 13 de julio la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, notificó al Ejecutivo extremeño la presencia en su ámbito territorial del organismo nocivo en un árbol situado en el término municipal de Lagunilla.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León estableció una zona demarcada de 20 kilómetros de radio alrededor del árbol infestado por el nematodo de la madera del pino, con una vigencia temporal mínima de cuatro años y adoptó medidas fitosanitarias de erradicación del referido organismo nocivo dentro de su ámbito territorial.

Se acometerá la tala y procesado mediante tratamiento autorizado de la parte aérea de todas las plantas de especies sensibles que presenten decaimiento

Dicha demarcación de una zona de 20 kilómetros de radio en torno al árbol infectado afecta también al ámbito territorial de Extremadura, sobre todo al Valle del Ambroz y, en menor medida, a Tierras de Granadilla y Sierra de Gata, dentro del norte de la provincia de Cáceres.

En este sentido, la Dirección General de Agricultura y Ganadería ha establecido, con una vigencia mínima de cuatro años, una zona demarcada por el nematodo de la madera del pino, en 29 términos municipales cacereños, según ha publicado hoy el Diario Oficial de Extremadura (DOE).

La zona demarcada comprende la superficie ubicada dentro de Extremadura resultante del trazado de un círculo de 20 kilómetros de radio en torno al árbol declarado infectado en Castilla y León, donde se ejecutarán todas las medidas de erradicación preceptuadas en el artículo 6 y anexo I de la Decisión 2012/535/ UE de 26 de septiembre.

Especialmente, se acometerá la tala y procesado mediante tratamiento autorizado de la parte aérea de todas las plantas de especies sensibles que presenten decaimiento, con recogida de muestras y análisis en el laboratorio dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio.

El plazo para ejecutar esta labor será de forma inmediata si los árboles con decaimiento aparecen del 1 de abril al 31 de octubre, siempre que no exista riesgo alto de incendio, y hasta el 1 de abril del año siguiente si aparece fuera de este período.

El nematodo produce la seca de los pinos y es una enfermedad causada por un invertebrado microscópico que mide menos de 1,5 milímetros y que está considerado el organismo más peligroso para los pinares a nivel mundial.

La única forma de control ante el nematodo es la prevención, puesto que no existen productos fitosanitarios que sean eficaces para frenar el desarrollo de la enfermedad o para curar un árbol enfermo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here