La presidenta del COITAVC destaca en Alzira el papel de la mujer rural y su lucha por su visibilidad y reconocimiento

0
15

Acentuate Comunicación.- En la gran mayoría de los casos, las mujeres siempre han estado en un segundo plano, sin apenas reconocimiento social, fuera de las estadísticas y con una falta total de independencia económica. Estos son los rasgos generales que comparten las mujeres rurales que trabajan en explotaciones agrarias y sobre las que ha hablado hoy Carmen Olmo, presidenta del Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Valencia y Castellón (COITAVC), en las XV Jornadas de la Mujer Rural que ha organizado AVA-ASAJA en Alzira con motivo de del Día Internacional de las Mujeres Rurales.
En esta línea, Olmo ha destacado el papel que tendrá la tan esperada Ley de Titularidad Compartida en las Explotaciones Agrarias. “Después de 20 años por fin se abre un camino a la esperanza para las mujeres del mundo rural y reconocerá su trabajo, hasta ahora invisible. Se logrará no sólo compartir la titularidad, sino también ser parte igualitaria en la gestión, el trabajo y en los beneficios, algo que sin duda hay que celebrar por lo necesario que ha sido, pero sobre todo por lo beneficioso que va a resultar”.
Carmen Olmo también ha recordado en su intervención cómo las mujeres han sabido buscar su sitio en el mundo rural, por ejemplo en el turismo rural, donde la mujer ha sido pionera en la implantación de casas y hoteles rurales; también en la transformación artesanal de productos agroalimentarios, en la agricultura ecológica y como asalariada en la agricultura intensiva y en la agroindustria.
En su ponencia, la presidenta del COITAVC ha remarcado la importancia de la agricultura en el progreso del pueblo valenciano, pese a que en los últimos años la opinión pública ha comenzado a considerarles meros receptores de fondos públicos. “Debemos ser actores influyentes de nuestro entorno, reclamando formación e información sobre el verdadero valor de nuestro trabajo como productores de materias primas y conservadores del medio ambiente”. Como ejemplo de este empoderamiento ha destacado el papel de la Asociación Valenciana de Mujeres y Familias de Ámbito Rural (AVAMFAR) en su reivindicación constante de una normativa como la de titularidad compartida.
Carmen Olmo es una de esas mujeres que ha sabido encontrar su espacio en el mundo rural desde su formación como Ingeniera Técnica Agrícola, y en la actualidad es la única mujer en España que preside un Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas.