La producción de aceite de oliva bajó en 492.000 toneladas, casi un 70% menos que la pasada campaña

0
16

   Ante estos datos, Agustín Rodríguez ha adelantado que habrá problemas para abastecer en condiciones normales nuestras necesidades reales de mercado, situando ese desfase en 150.000 toneladas, teniendo en cuenta el consumo interior y las exportaciones.

   En este sentido, ha afirmado: “Si nos atendemos a la media de las cuatro últimas campañas, el mercado interior necesita 547.000 toneladas y las exportaciones son 789.000 toneladas, lo que nos da unas necesidades totales de producción de 1,33 millones de toneladas. Ahora bien, la existencias que tenemos son de 692.000 toneladas, más las 492.000 toneladas de producción hacen un total de 1,18 millones, datos que confirman que faltarán 150.000 toneladas para cubrir la demanda. Esto conllevará que la próxima campaña se anticipe la recolección con carácter general. Veremos este año cómo en octubre habrá comenzado de una forma más cuantitativa la campaña de recolección, puesto que a esas fechas llegaremos sin existencias. Y jugará un papel importante de regulador los precios del aceite, que en estos momentos se están recuperando y ya podemos hablar de subida al estar por encima de los costes de producción. Pero eso no será suficiente para paliar las pérdidas que vamos a tener”.

   Agustín Rodríguez ha añadido que en estos malos resultados, sobre todo en la provincia de Jaén, también ha influido de forma importante el descenso, entre 2,25 y 2,50 puntos, de los rendimientos grasos. “En términos de aceituna, en el caso de Jaén, estaríamos hablando de un 80% de disminución de cosecha, pero por estos rendimientos tan bajos, en aceite estamos hablando de una reducción del 82%”, ha explicado.

   Por último, el secretario general de UPA-Andalucía también se ha referido a los seguros agrarios, indicando al respecto que no van a poder paliar, ni siquiera mínimamente, estas pérdidas debido a la escasez de contratación. “Son unos 51 millones de euros a nivel nacional los que cubrirán los seguros este año frente a las pérdidas de 1.211 millones. Por lo tanto, hay que hacer una primera reflexión para el futuro, y es que, en situaciones de este tipo, no solo motivadas por la sequía, sino también por pedrisco y otras adversidades, o se refuerzan los seguros agrarios y se buscan fórmulas que permitan su contratación masiva, o no tendremos ningún recurso frente a las pérdidas”, ha indicado Agustín Rodríguez.