La producción de cereales superará a la de 2013 pero será “normal”, dice COAG

0
11

EFE.- Las lluvias del pasado otoño permitieron tener esperanzas de que pudiera haber una campaña con una producción superior a una temporada normal, ha explicado.

Sin embargo, el calor primaveral dio al traste con estas expectativas, en un momento “clave” para la granación, que finalmente no se ha desarrollado de toda la forma favorable que los agricultores hubieran querido.

En cualquier caso, la producción de la actual campaña, que ya se ha iniciado en algunas zonas de la comunidad, será superior a la registrada durante el pasado año, que arrojó unos datos “muy malos” debido a las precipitaciones de 2013.

En la pasada primavera hubo importantes lluvias en la comunidad, que provocaron crecidas de ríos e inundaciones en parcelas del cultivo de cereales de invierno, donde era muy difícil acceder.

Juan Moreno ha recordado que los agricultores extremeños llevan sufriendo dos temporadas muy negativas, la de 2012 -marcada por las sequías del invierno de 2011 y de la primavera siguiente- y la de 2013.

El máximo responsable de la organización agraria ha subrayado que el cultivo de los cereales de invierno es uno de los que más sufre la incidencia de fenómenos meteorológicos fuera de lo normal, como sequías o grandes lluvias.

Ha mencionado que el cereal de invierno se ve muy afectado por este tipo de incidencias, aunque también ha expresado que otras importantes producciones para la comunidad, como la vid, también sufren mucho estos fenómenos.

La producción de los cereales de invierno se destina principalmente para el consumo interno, y a diferencia de otros productos de la comunidad, no se exporta prácticamente a otros mercados.

Juan Moreno ha declarado que ahora “habrá que estar muy atentos” al precio de los cereales, el otro aspecto clave de la producción y de la rentabilidad de los profesionales que se dedican a este cultivo.

Los daños producidos por el calor han sido más importantes en el centro peninsular, donde la ausencia de lluvias ha cogido al cereal menos desarrollado; por lo que se esperan niveles que arrastren a unas previsiones, a nivel estatal, inferiores al año pasado.