La quema de paja del arroz debe hacerse en condiciones mínimas de humedad

0
19

      En concreto, para una humedad del 20% emite un total de 835 gramos de CO2 por cada kilo de paja frente a los 776 gramos de la paja con un 5% de humedad. El estudio también destaca el incremento notable de partículas en suspensión (la sensación de humo) en la combustión de la paja más húmeda respecto a la más seca, ya que llegan a multiplicarse por cuatro.

     De la misma manera, con los hidrocarburos aromáticos policíclicos ocurre algo similar, ya que algunos pueden multiplicarse hasta por seis.

      Otros estudios han demostrado que los hidrocarburos aromáticos policíclicos pueden tener efecto tóxico o cancerígeno en caso de llegar a la población en elevadas concentraciones.

La mejor solución sería no quemarla y darle otros usos


     "Quemar la paja puede que no sea la mejor alternativa; de hecho lo ideal sería no quemarla y darle un uso alternativo, pero si hay que quemarla lo mejor sería hacerlo en una instalación de combustión, para aprovechar la energía y reducir la contaminación", ha explicado María Cambra, coautora del estudio.

     Cambra ha precisado que, si no hay otra alternativa que quemar en el campo, hay que intentar que la paja tenga la menor humedad posible y evitar las condiciones climatológicas que dirijan el humo de la quema a las poblaciones.

     En su trabajo, los investigadores inciden en la necesidad de impulsar nuevas iniciativas que permitan mejorar la gestión de la paja de arroz, para evitar precisamente la quema en campo abierto.

      El principal problema para ello reside en la dificultad a la hora de extraer el material de los campos dado que suelen ser pequeños, con un grado variable de humedad o encharcamiento que dificulta la extracción. Además, retirar la paja del campo es más caro que quemarla o incorporarla al suelo, con lo que al arrocero le quedan "pocas alternativas", según Salvador Calvet.

      Las conclusiones del trabajo, desarrollado por investigadores de la UPV y del Área de Seguridad Alimentaria de Fisabio-Salu Pública, se han publicado en la revista "Atmospheric Environment".

(Foto: joselfernandez.blogspot.com)