La renta agraria riojana mantiene su línea creciente y sube un 7,3% en 2013

0
17

EFE.- Ese aumento del 7,3 % respecto al ejercicio anterior se produjo en un año que se caracterizó por un aumento de las producciones agrícolas y una leve reducción de las ganaderas, según la estimación de la coyuntura anual que elabora el Servicio de Estadística y Registros Agrarios de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

La Consejería, en una nota, ha añadido que, en cuanto a los precios, se produjo una bajada en todos los productos vegetales, a excepción de los sectores vitivinícolas y frutícolas; mientras que las cotizaciones de los productos ganaderos se mantuvieron o experimentaron un moderado ascenso, salvo en el sector avícola.

Ha detallado que 2013 fue un año más frío y húmedo de lo habitual, mientras que 2012 destacó por ser más cálido y seco; pero las heladas tardías de primavera y las tormentas registradas en julio incidieron de forma negativa sobre la producción, aunque esa abundancia de lluvias favoreció un alto rendimiento en el cultivo de cereales.

El valor de la producción vegetal registró una subida del 7,4 % y los agricultores riojanos, en 2013, obtuvieron la cosecha de cereales de invierno más voluminosa desde el año 2000.

“Unos resultados excelentes que se deben a las favorables condiciones climatológicas y también en gran parte a la cebada recogida en Rioja Baja y Media, donde se sembró cerca del 50 % de la superficie total de La Rioja, con altos rendimientos medios por hectárea”, ha subrayado.

Para los cultivadores riojanos de hortalizas, 2013 resultó “muy complicado” por los retrasos en las cosechas y la reducción de rendimientos, unido al bajo consumo.

El incremento de precio del pimiento, la coliflor y el repollo, entre otros, sirvió para compensar los descensos de rendimientos, pero, aun así, la horticultura de la región presentó una caída de su valor económico del 11,8 %.

El comportamiento de los cultivos del grupo de frutales fue más positivo y, sin contabilizar el almendro, las producciones subieron en un 7 % y los precios percibidos también se incrementaron en más de un 10 %.

El único cultivo que no tuvo una evolución positiva en términos económicos fue el cerezo, con un descenso del 29 %; y la cosecha de almendra fue muy inferior a la ya mermada de 2012, pero, gracias a una gran subida de las cotizaciones, en más de un 65 %, su valor económico creció en un 28 %.

En 2013, las plantas industriales sufrieron un retroceso del 12 % en su valor, debido, sobre todo, a la disminución de la cosecha de remolacha, afectada por las dificultades de siembra y los retrasos fenológicos.

La producción de patata cayó en torno al 13 % por una disminución de la superficie y del rendimiento y los precios de contrato aumentaron levemente, pero no fue suficiente para evitar un descenso del 14,7 % en su valor económico.

La cosecha de uva, a diferencia de 2012, aumentó en un 3%; mientras que los precios mejoraron en un 15 %; y el comportamiento positivo de las producciones y de los precios contribuyó a un incremento favorable del valor económico del sector vitivinícola riojano del 18,9 %.

En el sector oleícola, el récord de producción de aceituna con destino almazara, un 40 % más que en 2012, compensó la bajada de precios, en torno al 15 %, de forma que se produjo un aumento del 19 % en su valor económico.

El sector ganadero en La Rioja vio reducido su valor económico en un 5,1 % durante 2013, como consecuencia de un moderado descenso de la producción, a pesar de que los precios en general se mantuvieron e, incluso, aumentaron en algunas cabañas ganaderas, a excepción de la avicultura.

Los censos se redujeron en todas las especies, menos los de vacas de leche y cabras, según la Consejería, que ha precisado que 2013 dejó en el sector de la carne de vacuno las cotizaciones más elevadas de los últimos cinco años, con un precio medio anual para los añojos para abasto ligeramente superior a los 4 euros el kilo en canal.

Los precios de la leche de vaca mantuvieron en 2013 su evolución habitual, un tanto errática durante la primera mitad del año y claramente alcista en la segunda. El valor medio anual fue de 36,2 ?/100 litros, superando al de 2012 en poco más del 10 %.

El importe de los consumos intermedios durante el pasado año ascendió a 203,5 millones de euros, un 0,7 % más que en 2012.