La Rioja asesorará para reducir el consumo energético en la Reserva de la Biosfera

0
6

    Ello permitirá mejorar las condiciones de contratación existentes con el fin de reducir el consumo de energía eléctrico, sobre todo el del alumbrado exterior, y el de energía reactiva, ha detallado el Gobierno regional en una nota.

    Este asesoramiento también desea impulsar una cultura de sostenibilidad energética en estos ayuntamientos, que permita, en fases sucesivas, realizar otras actuaciones orientadas a disminuir la contaminación lumínica.

    Sus datos indican que en la Reserva de la Biosfera de La Rioja se supera en más de dos veces la media estatal de consumo del alumbrado público.

    Tras un primer análisis, en el que se ha tomado como referencia las facturas anuales, el consumo eléctrico de los municipios de la Reserva asciende a 1.947.895 kilovatios a la hora, lo que supone un coste de 245.754 euros anuales.

    También ha dicho que los municipios de la Reservan suman unos 7.412 habitantes, por lo que el ratio de consumo que se obtiene es de 262,8 kilovatios a la hora por habitante y año; mientras que la media estatal es de 116, por lo que se aspira a reducir aquella cifra a 75, según Infante.

    De forma indirecta se lograría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la producción de energía eléctrica, que se calculan en torno a las 0,28 toneladas de CO2 por cada megavatio consumido; lo que supone unas 163 toneladas de CO2 y un ahorro económico de 50.000 euros al año en alumbrado exterior.

    El director general se ha referido al proyecto Starlight, que nació en 2010 por iniciativa de su departamento para recuperar la calidad del cielo nocturno de La Rioja.

    Ello permitió, a través del desarrollo de distintas actuaciones, que la Reserva de la Biosfera riojana consiguiera el reconocimiento como Destino Turístico Starlight el pasado mes de julio.

   Estas distinciones se entregan a los territorios en los que el brillo del cielo nocturno p resenta poca contaminación lumínica y unas características de oscuridad y brillo del cielo determinadas, además de un patrimonio natural y cultural que permita potenciar el recurso de la noche como un recurso turístico más del territorio.