La Rioja recupera en una década 600 hectáreas de bosques de ribera

0
25

GOBIERNO DE LA RIOJA.-El Gobierno de La Rioja El Gobierno de La Rioja ha recuperado desde el año 2000 un total de 597,2 hectáreas de bosques con el objetivo de frenar la desaparición de una de las formaciones boscosas más valiosas, productivas y de mayor valor ecológico que aumenta la resistencia a la erosión de márgenes y orillas, constituye un refugio esencial para numerosas especies y mejora la calidad del paisaje y su valor recreativo.

El domingo 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente con lema ‘Bosques: La naturaleza a tu servicio’ y esta edición pretende destacar los numerosos valores esenciales de los bosques, así como la relación intrínseca existente entre la calidad de vida y la salud de los ecosistemas forestales.

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial dedica esta conmemoración a los bosques de ribera riojanos y a la importancia de frenar la pérdida de estos valiosos hábitats. La recuperación de las riberas de los ríos riojanos y de sus valores medioambientales se ha convertido en objetivo prioritario de las políticas del Gobierno de La Rioja, que están encaminadas a la recuperación del dominio público hidráulico como uso público y a conseguir un corredor verde que facilite los movimientos de la fauna y la conservación de especies emblemáticas como el visón europeo y la nutria.

La mejora de riberas se tiene también en cuenta a la hora de diseñar la gestión piscícola, planificar tratamientos selvícolas y repoblaciones, y coordinar actuaciones con la Confederación Hidrográfica del Ebro.
4.100 hectáreas de vegetación rupícola

La recuperación en la última década de 597,2 hectáreas de bosques de ribera resulta especialmente significativa si se tiene en cuenta que la superficie total de vegetación rupícola en La Rioja (vegetación propia de las orillas de los ríos) ronda las 4.100 hectáreas.

Líneas de actuación en restauración de riberas
Las actuaciones en restauración de riberas emprendidas por el Gobierno regional experimentaron un importante impulso con la creación en 1998 de una línea de ayudas para financiar acciones de desarrollo y ordenación de los bosques ubicados en zonas rurales.

Desde la puesta en marcha de estas subvenciones para restauración de riberas y zonas salinas por parte de particulares se han restaurado unas 15 hectáreas de sotos naturales de ribera en La Rioja, lo que supone la recuperación de más de 20 kilómetros de sotos fluviales.

Otra medida han sido las plantaciones en concurrencia. La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial ha realizado plantaciones en zonas clave para la recuperación de bosques de ribera con el propósito de ir creando un corredor verde a lo largo de toda la orilla del río utilizando especies autóctonas como sauces, olmos, alisos, álamos, fresnos, etcétera.

Esto es lo que se ha hecho en toda la cuenca del Najerilla, desde Baños de Río Tobía hasta la desembocadura del río Ebro. Este año 2011, se han plantado 12,5 hectáreas de bosque de ribera en San Asensio, Nájera y Torremontabo.

Entre las líneas de trabajo también figura la sustitución de antiguas choperas de producción de la Comunidad Autónoma en montes de utilidad pública por plantaciones con especies de ribera o dejando una franja sin plantar para favorecer la regeneración natural del soto.

Además, la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial ha promovido numerosos proyectos de recuperación de riberas en distintas zonas de La Rioja. Uno de los más importantes ha sido la restauración de riberas en La Rioja Baja entre 2007 y 2009, que permitió la restauración hidrológico-forestal de las riberas de los ríos Jubera, Cidacos, Linares y Alhama con la repoblación de una superficie de 61,22 hectáreas.

En la cuenca del Oja se han repoblado unas 17,7 hectáreas de bosques de ribera en Santurde y Santo Domingo de la Calzada y otras 16,2 hectáreas, en Ojacastro y Ezcaray.

Recientemente, en Villamediana de Iregua, Medio Natural ha puesto en marcha un proyecto de revegetación de riberas y adecuación para uso público en más de 21 hectáreas de choperas de producción, propiedad de un Consorcio entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento. La iniciativa se está llevando a cabo en dos fases con el fin de evitar impactos paisajísticos.

En una primera fase, se cortaron 13,3 hectáreas de choperas y, en su lugar, se plantaron el pasado año 2010 diversas especies propias de ribera en las dos márgenes del Iregua. Durante este año 2011 está previsto plantar las 8 hectáreas restantes y en 2012, la revegetación quedará integrada en la Vía Romana del Iregua.