La salida de las Cajas de Deoleo abre la puerta a un nuevo dueño o al control de Hojiblanca

0
3

   Los rumores se están disparando en todos los sentidos. Como señala Carmen Llorente en elconfindencial.com, Bankia, CaixaBank, Mare Nostrum y la Kutxa podrían haber dado le habrían dado al orden al banco de inversion PJ Morgan de sondear el mercado para desahacerse de sus acciones.

    De esta forma, tras conocerse la agrupación de acciones y la búsqueda de comprador, las miradas se han dirigido primero al grupo cooperativo Hojiblanca, que, recientemente, se ha convertido en accionista de referencia de Deoleo, al hacerse con el 10,2% del capital, sellando así una alianza estratégica entre el productor de aceitunas y el fabricante de aceite de oliva que ha sido bendecida por el mismísimo ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. Además, el grupo cooperativo ya ha anticipado que quiere más y que sueña con convertirse en el principal acionista de referencia de la compañía

   Y en estos momentos, Hojiblanca ahora tiene la oportunidad de quedarse hasta con un 30% del capital adicional, una opción que, con el seguro apoyo de la entidad andaluza Unicaja -la única que no se ha unido al movimiento desinversor liderado por Bankia-, daría al grupo andaluz el definitivo control de la compañía aceitera, con alrededor del 50%.

    Sin embargo, nada es tan fácil, ya que existe un problema serio como es la financiación, ya que para hacerse con el 10% del capital, la cooperativa ha tenido que ceder su propia marca Hojiblanca y la fábrica de Antequera en Málaga, canje que lleva a pensar que para adquirir otro 30% tendrá que recurrir, necesariamente, a financiación externa. Además, al sobrepasar el 30% estaría obligada a lanzar una OPA, lo que dificultaría aún más la operación.

    Sin embargo, una posibilidad de la cooperativa andaluza podría ser el hacer partícipes de la aventura accionarial en Deoleo a sus 50.000 productores de aceitunas asociados, una opción que ya se estaría estudiando, según fuentes del sector agrícola.

Ebro Food, a la espera

   Las miradas se dirigen también a Ebro Foods, otro de los accionistas de referencia de Deoleo, con el 8,27% del capital. El primer grupo alimentario español cotizado, que entró en la empresa aceitera a finales de 2010 como resultado de la compra de SOS, siempre ha justificado que su presencia en el grupo aceitero se debe a la "necesidad de resolver los grandes problemas de financiación en la compañía cuando compró la división de arroz". Desde entonces, su presidente, Antonio Hernández-Callejas, ha venido reiterando que el futuro de esta participación todavía no está decidido. Sin embargo, en el mercado hay quien especula con que finalmente Ebro, especialista en el pasado en comprar empresas a bajo precio (lo hizo con Puleva y Azucarera), puede aprovechar la oportunidad y hacerse con el dueño de Carbonell.

    Pero el cambio accionarial, según las fuentes de elconfidencial.com, también puede venir de fuera de España. El aceite de oliva se ha convertido ya en un alimento preciado en los países desarrollados, mientras que en los emergentes está creciendo a tasas anuales del 13% desde 2007 y con perspectivas de seguir aumentando. En este contexto, Deoleo es la primera empresa del mundo del sector con marcas líderes como Carbonell, Bertolli o Carapelli, un auténtico tesoro. De hecho, la compañía ya habría despertado el interés de algún fondo de capital riesgo americano y no se descarta que alguna compañía china, interesada en entrar en el sector del vino y del aceite también pudiera poner sus ojos en esta compañía.