La segunda mayor cooperativa europea apuesta por la recolección mecanizada de viñas

0
249

   En los últimos años han conseguido reestructurar ya más de 5.000 hectáreas, con la introducción del sistema en espaldera que permite la recolección con maquinaria, un cambio que quieren introducir en otras 4.000 hectáreas más, una vez que se abra el nuevo marco de apoyo comunitario que permite altas subvenciones para este fin, con lo que concluirían este proceso antes de tres o cuatro años.

    En la próxima vendimia, entre 5.000 y 6.000 hectáreas se recogerán ya con máquinas, ha puntualizado Cabrera.

    La firma agrícola factura "sobre 4.500 ó 5.000 millones de las antiguas pesetas" -comenta-, entre 27 y 30 millones de euros, gracias al vino, a lo que habría que sumar la molturación de aceite.

    Sobre este último segmento, también ampliarán su capacidad fabril para procesar rápidamente las aceitunas de los agricultores socios -que en buena parte utilizan medios mecanizados en la recolección- y obtener así el mejor aceite de oliva virgen extra. Pasarán así de los 150.000 kilos molturados al día hasta los 300.000 kilos de aceituna, según ha remarcado.

Recogió el útimo ejercicio 75 millones de kilos de uva


    La cooperativa recogió durante el último ejercicio unos 75 millones de kilos de uva de distintas variedades equivalentes a 65 millones de litros, que se vendieron tanto en España como en destinos exteriores, entre ellos Italia, Francia, República Checa, Rusia o Canadá, ha argumentado Cabrera.

    La mayor parte de las ventas son vinos a granel mientras que alrededor de 1 millón de litros corresponde a formato envasado (incluido bag in box), ha explicado el presidente de la cooperativa, que comercializa enseñas como "Ojos del Guadiana" o "Mi Chupito".

    En la producción de esta empresa manchega domina el vino blanco -supone entre el 60 y el 70% de su producción- frente a los caldos tintos, que oscilan entre el 25 y el 30%, ha puntualizado.

    La firma también es una de las grandes en España del mosto azufrado, producto con una amplio abanico de posibilidades en el mercado como en el segmento de los zumos y los refrescos, vinos, vinagres y alcoholes, alimentación infantil, conservas, pastelería, yogures o salsas, concluye Cabrera.