La siembra enterrada del arroz utilizando sembradoras de línea, típicas de la zonas cerealísticas, supone realizar la siembra en seco del arroz y reducir la inundación de los campos entre 4 y 6 semanas. Este sistema de siembra tiene otras ventajas en comparación con el sistema tradicional, ya que permite reducir la dosis de siembra, llegando hasta el 30%, porque reduce drásticamente los efectos de los quironómidos y de los patos, y puede ayudar a mantener la supervivencia del cultivo de arroz en los campos infestados con caracol manzana.

Esta es una de las conclusiones del trabajo conjunto realziado por la comunidad de regantes del Molí de Pals, la del Canal de la Derecha del Delta del Ebro y la ADV Arròs de Pals; juntamente con los centros del IRTA de Mas Badia y del Ebro, y el Grupo de ingeniería del riego de la Universidad de Girona y tres empresas del sector, que constituyen un Grupo Operativo para introducir tècnicas agronómicas y procesos innovadores que permitan el ahorro de agua en el cultivo de arroz.

SIEMBRA EN SECO DEL ARROZ IRTA 2Dentro de esas técnicas agronómicas que permitan una mayor eficiencia en el uso del agua en este cultivo, con este tipo de siembra en seco del arroz, la semilla se planta a pocos centímetros de profundidad y el campo no se inunda hasta que la planta alcanza suficiente altura para que el caracol manzana no pueda dañarla. Las parcelas donde se ha realizado la siembra en seco han obtenido producciones superiores a las parcelas sembradas de forma convencional, a pesar de haber recibido tratamientos con saponina para eliminar la presencia de caracoles.

Además del grupo operativo, el IRTA trabaja con la asociación de productores del delta del Ebro (Prodelta) para seguir ensayando esta técnica como estrategia de lucha contra el caracol manzana. A pesar de la efectividad de la medida, una de las principales dudas que genera la siembra en seco es la salinización del terreno de cultivo. En este sentido, el IRTA también está colaborando en el desarrollo de variedades de arroz tolerantes a la salinidad, dentro del proyecto europeo Neurice, liderado por la Universidad de Barcelona.

Riego localizado e inundación intermitente

El cultivo aeróbico del arroz aeróbico (en presencia de oxígeno en el suelo) es una práctica de cultivo empleada en algunas zonas de escasez de agua o de difícil aplanamiento. El sistema de riego por goteo supone un ahorro considerable en el uso del agua de cultivo del arroz, que según las experiencias realizadas el año pasado, se pueden cuantificar en más del 45%.

SIEMBRA EN SECO DEL ARROZ IRTA 3

Es un concepto de agronomía de riego. Se trata de mantener el suelo bien húmedo (80% de capacidad de campo) sin que se vea el agua circulando (esto supondría más del 100% de la capacidad de campo). Si hay menos agua que el 80% de capacidad de campo, se podría disminuir la producción del cultivo, por lo tanto, la zona de confort del cultivo es la franja superior al 80% de la capacidad de campo.

Para mantener el riego en esta franja (entre el 80 y el 100% de la capacidad de campo) se instalan en el campo unos sensores de agua al suelo que nos dan constantemente el nivel de contenido de agua en el suelo, y nos permite programar el riego de forma automatizada en función de la lectura de los sensores.”

Por otro lado, el riego intermitente es una técnica que se ha empezado a aplicar en el cultivo de arroz en las zonas litorales tradicionales del sud-oeste asiático caracterizadas por la disminución de la disponibilidad de agua. Para ahorrar agua por unidad de superficie, se aplica el riego por inundación en tandas en lugar de la inundación permanente. La determinación del momento de inundar el campo se realiza a partir de un minipiezómetro colocado en el campo.

Este sistema de riego también está siendo estudiado por el IRTA en el marco del proyecto europeo Greenrice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here