La subdelegación del gobierno reafirma su intención de mantener la presión para evitar los robos en el campo

0
3

ASAJA SEVILLA.- Con la llegada del mes de septiembre se inician las tres campañas de recolección que mueven más producto y más vehículos por los campos y carreteras de la provincia de Sevilla: Aceituna de mesa, cítricos y aceituna de molino, que son también las tres producciones más atractivas para los amigos de lo ajeno, que además de llevarse la cosecha fruto del esfuerzo del agricultor de todo un año, causan graves daños al arbolado que en muchas ocasiones se traduce en pérdidas de producción para las campañas venideras.

Desde ASAJA-Sevilla, conscientes del difícil año que atraviesan todos los sectores agrarios y ganaderos y para evitar en la medida de lo posible mayores pérdidas, hemos mantenido un encuentro con el Subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, y con los altos mandos de la Guardia Civil para mostrarles nuestra preocupación por este asunto, ofrecerles nuestra colaboración y consensuar un plan de vigilancia y prevención que garantice medidas disuasorias que permitan minimizar este tipo de delitos.

En dicho encuentro, el presidente de ASAJA-Sevilla, Ricardo Serra, ha solicitado que se mantengan todas las medidas contempladas en el Plan Especial contra el Robo de Instalaciones Agrícolas y Ganaderas, que puso en marcha Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado mes de mayo y que finalizó con el comienzo de la temporada alta de verano, lo que provocó un repunte de los robos en el mes de agosto, que han tenido especial incidencia en algunas comarcas, como la zona arrocera de la marisma sevillana.

La finalización del Plan ha venido a coincidir con el inicio de las principales campañas agrícolas de recolección en Sevilla, campañas en las que desde hace algunos años, se viene constatando un incremento del número de robos en las explotaciones agrarias. A los robos de transformadores y tendidos eléctricos, placas solares, tubos e instalaciones de riego o ganado, que desaparecen con relativa facilidad en explotaciones que se encuentran en mitad del campo, vienen a sumarse y a multiplicarse, en estas fechas, el robo de las cosechas, ante la falta de escrúpulos de muchos puestos de compra, dispuestos a hacerse con toda la mercancía posible con independencia de su procedencia.

Ante las demandas de ASAJA-Sevilla, el subdelegado del Gobierno y los mandos de la Guardia Civil se han comprometido a mantener la senda marcada por el citado Plan contra robos, así como las medidas que en estos meses han tenido éxito como son la intensificación de la vigilancia en las franjas horarias de mayor incidencia, el incremento de los controles en las carreteras y los nudos de comunicación y la presión constante a los puntos de compra o receptación de productos y material de uso agrícola.

Asimismo, la subdelegación de Gobierno se ha comprometido a trasladar a la Fiscalía la demanda de ASAJA-Sevilla para que en el proceso de instrucción se tenga en cuenta no sólo el valor de la cosecha o el material robado, sino también el daño producido, lo que elevará sustancialmente la cuantía del robo y en muchos casos su calificación penal.

Para evitar los robos y disuadir a los delincuentes es fundamental mantener la vigilancia sobre el terreno y contar con información fidedigna, para ello el subdelegado y las fuerzas del orden se comprometen a mantener los cauces de comunicación que se han abierto en los últimos meses con los guardas de campo, la guardería rural y los guardas de los cotos de caza, que a juicio de ASAJA-Sevilla, tienen un papel fundamental en la lucha contra los robos, por su conocimiento del terreno y de sus habitantes.

Por su parte ASAJA-Sevilla se compromete a colaborar también con las fuerzas del orden y la subdelegación de Gobierno y a mantener permanentemente informados a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado del desarrollo de las principales campañas agrícolas y de todos los aspectos relevantes en cada una de las siete comarcas agrarias de Sevilla.

Por último, desde ASAJA-Sevilla recomendamos a los agricultores y cooperativas que extremen las medidas de seguridad y que sigan los consejos de la Guardia Civil: Iniciar la recolección por las áreas más próximas a los caminos y carreteras en las zonas más visibles; evitar dejar la cosecha recolectada, la maquinaria y los utensilios en el campo; trasladar lo antes posible el fruto al puesto de compra; considerar elementos de riego la presencia o movimiento de personas desconocidas en la zona; emplear sistemas de sujeción para dificultar el robo si la maquinaria debe quedarse de noche en el campo; guardar las referencias de las maquinarias y utensilios empleados (marca, modelo, número de serie, etcétera); instalar alarma en las edificaciones que haya en la finca para guardar aperos y productos; tener a mano los teléfonos para avisar a la Guardia Civil o a la Policía Nacional (062, 091 ó 112); anotar las matrículas de vehículos sospechosos, y en caso de robo, presentar inmediatamente la denuncia.

Asimismo, recordamos a los agricultores que deben llevar consigo la “Guía Acreditativa del Transporte o Circulación de Productos Agrícolas”, documento en el que se registra la procedencia y el destino de la mercancía recolectada que se transporta, y que permite a la Guardia Civil distinguirla de aquella mercancía que ha sido sustraída.