La superficie de remolacha en León cae algo más del 19% en los últimos años

0
7

    Y es que como señala ASAJA León en un nota de prensa, "ante la caída de las siembras por la falta de apetencia de los agricultores leoneses para mantener el cultivo, la propia empresa azucarera ha llegado a acuerdos con agricultores y propietarios de tierra leoneses para gestionar las siembras de unas 700 hectáreas de remolacha, que podrían alcanzar una producción próxima a las 70.000 toneladas de raíz. Si se excluyen las siembras efectuadas por Azucarera, la caída en el cultivo representaría prácticamente un 30 por ciento". Esta problemática de reducción de superficie es común en toda la comunidad autónoma donde este año se han sembrado 23.024 hectáreas por parte de 4.105 cultivadores. La provincia de León, representa el 22,8% de la superficie de remolacha y el 21,9% de los cultivadores sobre el conjunto de la región.

   ASAJA, que respeta la estrategia de Azucarera de cultivar por sus medios la remolacha que no le han querido sembrar los agricultores, considera sin embargo que este sistema de producción "no es el futuro, ya que cada uno tiene su papel, y la producción eficiente en el sector primario leonés tiene como base la explotación familiar agraria. ASAJA espera que la figura de “agricultor inglés en tierras leonesas” no pase de un experimento fracasado y de una medida para salir del paso en un año excepcional, y que por el contrario, sector productor e industrial, lleguen a acuerdos que fijen condiciones interesantes para ambas partes de cara al próximo año y siguiente, y que se recupere toda la superficie de siembra perdida en las últimas campañas".
 
   Para esto, la organización agraria, cree que "es necesaria una buena negociación en Bruselas que garantice el sistema de cuotas, y unos apoyos públicos para compensar los factores de menos competitividad de nuestro país – coste del agua de riego -".

   Por eso, ASAJA no renuncia a que la remolacha sea una alternativa de cultivo en los regadíos leones en un medio plazo, por eso, "lejos de asumir como algo normal lo que ha ocurrido este año, la organización agraria está dispuesta a entablar negociaciones con las empresas azucareras y con las distintas administraciones para que no desaparezca de los campos leoneses un cultivo de tanta trascendencia económica y social".