La tarifa eléctrica, “inasumible” para el sector agrario

0
6

EFE.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado hoy en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que el recibo de la luz subirá el 2,3 % a partir del 1 de enero de 2014 y sólo para el primer trimestre del año.

“Están en juego miles de puestos de trabajo” ante el riesgo de que haya firmas que tengan que dejar de producir o transformar, advierte el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Fernando Marcén, quien puntualiza que las subidas de las tarifas suponen “una tarjeta roja” al sector en el mercado, al restarle competitividad.

Entre los peligros, las deshidratadoras de alfalfa podrían perder los mercados árabes, que pueden decantarse por EEUU para comprar forraje más barato para alimentar su ganado si la situación perdura.

Además -añade- las últimas subidas de tarifas -un 50 % en los últimos cuatro años para las cooperativas- son “un problemón” para centrales hortofrutícolas, envasadoras o almazaras, entre otras.

Pago sin consumir

El presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, ha apuntado a Efeagro que la subida de la electricidad decretada hoy, que “podría no ser la última”, es importante pero que el problema mayor radica en que “ahora pagamos energía eléctrica sin consumirla”, es decir, sin tener en cuenta el gasto real que hacen los agricultores.

Como símil, Barato explica que hace un tiempo había que pagar fracciones de media hora por utilizar un párking “aunque estuvieras cinco minutos” pero ahora se abona por el tiempo que “realmente estás” y que los regantes reclaman algo parecido.

Tras las últimas subidas, el coste energético es “inasumible” para el regadío cuando “levantaba la cabeza”, y puede provocar además “el hundimiento” de la agricultura más productiva.

Asaja ha pedido una reunión urgente con “quien proceda” -responsables de la Secretaría de Estado de Energía o del Ministerio de Industria en general, aclara- para dar una solución al problema, pero “dan la callada por respuesta”.

“Si no obtenemos una respuesta de ese Departamento en los próximos días, desde Asaja saldremos a la calle, a finales de enero”, confirma.

La factura de la luz se ha encarecido una media del 70 %, según datos de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), que agrupa a los segundos demandantes de energía en España, por detrás de ADIF.

El director de los servicios técnicos de COAG, José Luis Miguel, coincide en apuntar que esta organización junto a Cooperativas Agro-alimentarias, FIAB, Fenacore, UPA, COAG y UPA enviaron una carta al Ministerio de Agricultura alertando de la “grave” situación y para pedirle la creación de un grupo de trabajo para abordarla.

“Nuestro problema es que pagamos todo el año un término de potencia fijo cuando realmente se usa la energía de forma puntual”, detalla De Miguel, quien pide que “se nos trate con justicia y que nos permitan contratar tramos de potencia en función de los picos de actividad agraria”.

En el verano -añade- el Gobierno subió el término de potencia, lo que “ha fundido literalmente” al campo por el consumo que este hace de forma estacional del recurso, si bien la medida ha podido beneficiar a grandes industrias de otros sectores que trabajan 24 horas al día los 365 días al año.

Incrementos del 200 %

“En 2008 nos eliminaron la tarifa especial de riegos. Desde entonces, los incrementos del término de potencia han superado el 200 %”, coinciden en apuntar a Efeagro fuentes de UPA.

“Nos hemos dirigido en varias ocasiones a los ministerios de Agricultura e Industria para tratar de poner solución a este problema, obteniendo la callada por respuesta”, explican desde UPA, por lo que “exigimos al Gobierno que no ignore a los agricultores y ganaderos españoles que han dado ejemplo en los últimos años en lo que a racionalización del consumo energético se refiere”.

Asimismo, critica el comportamiento de la CNMC, “que ha vuelto a demostrar su doble rasero a la hora de juzgar las normas de competencia. Se ve claramente que cuando quieren, pueden. Reclamamos que las normas de libre competencia estén al servicio de los ciudadanos y no de las grandes corporaciones”.