Arranca la temporada de la vendimia en España, un país en el cual existen más de 900.000 hectáreas de viñedos y unas 4.000 bodegas, según los datos con los que cuenta la Federación Española del Vino. El sector español es líder mundial en exportación y sus diversas denominaciones de origen son prestigiosas marcas reconocidas en todos los mercados, símbolo de la larguísima experiencia de los productores. ¿Qué más puede hacer pues el sector para avanzar y ser más competitivo? Algunos productores ya han explorado opciones como las que ofrece la industria 4.0 que se traducen en la automatización de todos los procesos de las bodegas y el control al detalle de la trazabilidad de los productos o lo que ya se denomina vendimia 4.0.

“Gracias a la implementación de soluciones tecnológicas en las bodegas, se puede trasladar la experiencia contrastada de otros sectores agroalimentarios al del vino”, explican desde Sothis. Según indican desde esta tecnológica, líder en la implantación de la industria 4.0, “las bodegas pueden ahorrar costes, tiempo y reducir al mínimo el error humano gracias al control total de cada proceso, desde la recepción de la uva, al control de barricas, depósitos, embotellado y envío de palets”.

Esta vendimia 4.0 supone contar con los beneficios de la hiperconectividad mediante internet, el análisis de datos y la automatización. ¿En qué se traducen estas novedades? Por ejemplo, el control avanzado de la explotación agraria, sabiendo en todo momento toda la información de la vendimia:  kilos, parcelas, rendimientos, tratamientos de la uva, etc. que se podría consultar de forma eficaz y sencilla “con solo dos clics de ratón” a través del Sistema de Planificación de Recursos Empresariales (ERP) y sus verticales para Bodegas, explica el consultor de Sothis Juan José Muñoz.

Por citar algunas funcionalidades, indica que la vendimia 4.0 “nos permite gestionar los tipos de uva y sus variedades, conectar con la báscula de los camiones para obtener sin errores los kilos de cada camión, conectar con los analizadores de laboratorio para obtener y guardar en tiempo real y de forma automática las analíticas de cada camión o lote de uva, así como la gestión y control del almacén de depósitos y barricas y sus tratamientos durante todo el proceso de elaboración del vino, entre otras opciones”, comenta Muñoz.

A ello se suma que cuando llegan los camiones con la materia prima a la bodega, la instalación 4.0 alerta, si es necesario, para que se realicen controles específicos marcados por la ley y una vez en los depósitos se pueden controlar los destinos de los excesos de vino, la merma que se produce en cada uno de ellos… Todo ello mediante órdenes personalizadas que el cliente estipula para sus procesos, pudiendo hacer una lectura de los datos en todo momento desde cualquier parte de mundo.

La vendimia 4.0 deja todos los datos en la nube

Como indican desde Sothis, todos los datos que extrae el sistema constantemente se archivan en la “nube”, es decir, en un servidor seguro que facilita el acceso a la información desde cualquier lugar mediante dispositivos móviles. De esta manera, el gerente de una empresa puede observar las cifras de su bodega en cualquier momento, para poder tomar decisiones que afectan de forma instantánea a toda la producción. Es decir, se posibilita el acceso inmediato a los datos, para prever posibles escenarios o evitar sobrecostes.

La parte de automatización y centralización de información no solo afecta a la parte de “elaboración” del vino y su embotellado, sino que también incluye a los departamentos financieros, comerciales y de recursos humanos. El Sistema de Planificación de Recursos Empresariales simplifica todos los programas informáticos, logrando que todo el mundo trabaje en una única plataforma en la que se pueda gestionar facturación (SII), contabilidad de existencias, contacto con clientes, compras, ventas, trazabilidad, control de costes, calidad y cumplimiento de las normas ISO, entre otras muchas operaciones del día a día en una bodega.

Además, destaca Muñoz que “este ERP cuenta con un módulo conectado con Hacienda para enviar y obtener información oficial necesaria para la venta de vino tanto a nivel nacional como internacional y nos permite realizar las declaraciones de producción e impuestos requeridas. Sin este módulo tendríamos que hacer todo manualmente a través de la web de Hacienda y realizar varias gestiones que nos quitarían mucho más tiempo”.

“Se trata de dar un salto en la eficiencia, ahorro de costes y reducción de posibles errores en una industria muy bien engrasada. Con la implementación de los procesos y la tecnología de la industria 4.0, las empresas del sector del vino pueden dar un salto en competitividad en un mercado global que ya se mueve por la lógica del análisis de datos y la agilidad de la hiperconectividad”, sentencian desde Sothis.

1 Comentario

  1. Dicen que la tecnología nos salvará de nuestros problemas presentes y futuros. Al productor le preocupa reducir costos y maximizar su eficiencia y aumentar utilidades. El costo humano es la gran pregunta. Defensores de las nuevas tecnologías sostienen, no sabemos si por sinceros creyentes o por estar bien remunerados y no son excluyentes ambas hipótesis, que el ser humano se auto renueva y que los métodos actuales de enseñanza facilitan el aprendizaje. Lo cierto y concreto es que ya es una realidad la apuesta por lo menos de algunos productores en dicho tren. Incluso en América del Sur. Que respuesta podrían dar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here