La temporada del esquileo finaliza tras una campaña con lana de calidad

0
129

   Esta cooperativa recoge la lana de 2.800 ganaderos y factura unos 10 millones de euros en un negocio que se está incrementando, según asegura, ya que han cerrado acuerdos en Portugal y con el grupo Pastores de Aragón.

    Tras la recolección, la cooperativa se encarga de clasificarla para comercializarla en "sucio" o en "limpio" (lavada), y también la ofrece al cliente tras someterla al proceso de peinado y cardado.

El 95% está destinada al mercado exterior


    Un 95% de la lana recogida está destinada al mercado exterior, la mayor parte a países extracomunitarios, siendo China e India los que más lana "sucia" demandan frente a la limpia-transformada, que está muy repartida por todo el mundo.

    Por su parte, el responsable del esquileo de la cooperativa "Oviaragón. Grupo Pastores de Aragón", Carlos Bernues, precisa que en España hay cerca de 1.500 esquiladores y que cada vez es mayor la presencia de mano de obra extranjera -especialmente rumanos- en una labor que reporta a cada uno de ellos de media entre 3.000 y 3.500 euros al mes.

    Esta cifra de ingresos es elevada, pero Bernues recuerda que se trata de "un trabajo muy duro, complicado", con especial incidencia los fines de semana, y los trabajadores "se lo llevan en las costillas".

    El esquilador cobra por cada oveja pelada entre 1,8 y 2 euros si es de raza merina -pequeña, pero con bastante lana- frente a la de raza manchega, que les proporciona entre 1,3 y 1,4 euros, ya que sólo tiene lana en el lomo.

El problema del ‘dinero negro’ que se mueve en el sector


    Los proveedores de lana recibirán entre 40 y 45 céntimos de euros por kilo de lana manchega, de menor calidad y menos demandada que la merina, cuya venta reporta 1,6 euros por kilo.

    Bernues, por otra parte, alerta de la mayor proliferación de cuadrillas de esquiladores e intermediarios que reciben su dinero en negro, al albor de la crisis.

    El Centro de Innovación Tecnológica (CTF) elaboró el informe "Puesta en valor de lanas y pieles de producción nacional" en el que revela que España aporta un 30 % de la lana limpia europea y es el segundo productor por detrás de Reino Unido.

    El informe detalla cómo la producción de lana en España ha ido bajando desde 2000, cuando se obtuvieron 39.104 toneladas de lana frente a las cerca de 30.000 actuales, provocada por la caída paulatina de las cabezas de ovino, que han pasado de un censo de 23,9 millones de ovejas en 2000 a los 14 millones actuales.

    En este sentido, Bernues ha aventurado que la cabaña ovina española dentro de cuatro años puede quedarse en los 6 millones de ovejas, por el escaso consumo de carne de ovino y los elevados costes de producción.