La tierra se vuelve a resquebrajar en Daimiel y el terreno se comienza a colapsar

0
229

    El profesor de tecnologías del Medio Ambiente de la Universidad de Castilla-La Mancha, Máximo Florín, ha explicado a Efe que pese a que estos hundimientos puedan parecer similares a los que también se sucedieron en 2010, en el caso del registrado en la laguna del Escopillo su génesis y formación podría ser diferentes.

    En cualquier caso, ha señalado que los nuevos hundimientos estarían relacionados con procesos de erosión kársticos, que son habituales cuando las lluvias del invierno propician la circulación subterránea del agua, y que se producen por la disolución del carbonato cálcico contenido en las calizas y en las margas que se desarrollan tanto en superficie como bajo tierra y que, en este último caso, provocan estos grandes socavones en el terreno

    Se da la circunstancia de que Daimiel y su entorno, incluidas Las Tablas, se insertan en un contexto geológico en el que dominan calizas y margas de edad pliocena (Terciario) que presentan paquetes estratigráficos de distinta potencia (hasta 30 metros) susceptibles de ser atacados por procesos erosivos kársticos.

    El profesor Manuel García Rodríguez también sostiene en su tesis doctoral que estos colapsos del terreno suelen tener formas circulares, lo que hace pensar que en muchos casos se producen por el hundimiento de la bóveda de pequeñas cavernas o estructuras kársticas.

Formación de turbas

    Sin embargo, contempla otra hipótesis, como que la formación de turbas haya alcanzado un especial espesor que al quemarse daría lugar a hundimientos de cierta importancia y de forma circular, posiblemente relacionados con procesos de erosión en túnel que se conocen como ‘piping’.

    Los nuevos colapsos o hundimientos constatados han sido acordonados por la Guardia Civil para evitar que cualquier persona pueda acercarse a ellos, ante el riesgo de que se puedan producir desprendimientos que vayan, incluso, agrandando su extensión.

    Este es el caso de algunos de los colapsos que se registraron en 2010, que en estos últimos años han crecido en dimensión, hasta alcanzar una superficie espectacular. De hecho, alguno puede superar los veinte metros de diámetro y en ellos se observa cómo evoluciona su fisonomía inicial, al pasar de tener forma redonda a ovalada por los desplomes en la dirección en la que estaría circulando el agua.

    Algunos de estos grandes socavones, que se encuentran a escasa distancia unos de otros, según los expertos podrían llegar a unirse, creando un colapso aún más espectacular, por el tamaño que llegaría a alcanzar.

    El nuevo período de intensas lluvias que viene registrando la provincia de Ciudad Real está favoreciendo la circulación subterránea del agua, que no sólo está recargando parte del Acuífero de la Mancha Occidental, sino que propicia el desarrollo de estos procesos erosivos.