La truficultura mundial se da cita en Teruel

0
8

   El objetivo principal del congreso es poner de manifiesto y favorecer la transferencia de conocimiento entre investigadores, gestores y productores procedentes de todo el mundo (Francia, Italia, Hungría, Australia, Chile, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Argentina, Canadá, Estados Unidos  o Israel) sobre los últimos avances científicos en el sector y las necesidades de los operadores del mercado y de la propia administración, con el fin de favorecer la producción sostenible de las trufas en los diferentes territorios.

    El encuentro servirá para poner en común las inquietudes e iniciativas de la comunidad científica con truficultores, recolectores, viveristas y técnicos gestores de áreas forestales truferas de todo el mundo, en especial de las turolenses que producen el 20% de la trufa mundial.

    El Primer Congreso Internacional de Truficultura de Teruel toma el relevo al Tercer Congreso Internacional de Spoleto (Italia) sobre Trufa, celebrado en 2008.  Los temas y sesiones  en torno a los que se estructurará el congreso de Teruel  giran alrededor de la  gestión y planeamiento sostenible; el cultivo de especies del género Tuber; la planta micorrizada y viveros; ecología, taxonomía y biología del género Tuber; la genética aplicada a la gestión de plantaciones y masas naturales y las estrategias para la conservación en fresco de la trufa negra. Para conformar el programa se ha contado con investigadores y profesionales de alto nivel de todo el mundo.

   Así, expertos de 15 países han confirmado su presencia y en este momento hay inscritos en el congreso unos 200 participantes, 50 de ellos de fuera de España. La organización ha habilitado la página Web http://www.tuber2013.com para facilitar información, normas de participación  e inscripción a lo largo de estos meses de preparación. El comité científico ha recibido cerca de 100 ponencias de altísimo nivel que ha evaluado prácticamente en su totalidad, lo que permitirá disponer de un programa definitivo a principios de febrero.

   El I Congreso Internacional de Truficultura de Teruel quiere también impulsar la  provincia y dar a conocer la región y la trufa que en ella se produce. Para lograrlo se realizarán  actividades paralelas como exposiciones, ruta de tapas truferas, cocina y gastronomía.

   Además del Gobierno de Aragón y del CITA en la organización del Congreso colaboran la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SECF), Universidad de Zaragoza, Ayuntamiento de Teruel, Fundación Cesefor, Cámara de Comercio de Teruel, Confederación Empresarial Turolense CEOE Teruel, Federación Española de Asociaciones de Truficultura,  Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Teruel, Diputación de Teruel, Comarca de Gúdar-Javalambre, Diputación de Zaragoza y Diputación de Huesca.

   La truficultura se muestra como una alternativa agrícola-forestal viable en aquellas zonas mediterráneas con suelos pobres y climatología extrema en las que cualquier otro cultivo o aprovechamiento forestal no es rentable. Por eso es una fuente de recursos para los propios truficultores y recolectores, a la par que promueve un turismo propio gastronómico y rural. También contribuye a la reforestación de los montes, controlando en alguna medida la erosión del suelo y previniendo los incendios forestales, por las características especiales de su cultivo. Es una actividad de diversificación que puede ayudar a incrementar las rentas agrarias y aportar unos beneficios sociales y económicos destacables al fijar población al  medio rural.

   España, con 10.000 hectáreas dedicadas, es la principal nación productora de trufas cultivadas, ya que aquí se recolecta entre un 30% y un 50% de la producción mundial de trufa negra. Aragón, con producción en las tres provincias y 6.000 hectáreas, aporta el 11% de la superficie dedicada al cultivo de la trufa en el mundo. Teruel es, por superficie, la principal provincia productora de trufa en España con más de 4.500 hectáreas cultivadas.