La UE comienza a perfilar la política agrícola que aplicará a partir de 2014

0
3

EFE.- Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) debatieron hoy algunos de los cambios que se prevé incluir en la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), que se aplicará a partir de 2014.

En un encuentro informal, los ministros de Agricultura de los Veintisiete discutieron en particular cómo ayudar a las exportaciones de carne a mejorar su posicionamiento en el mercado mundial, ante la creciente competencia de terceros países no sometidos a una regulación tan estricta y con costes de producción inferiores.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, denunció ante los ministros que la legislación actual "no aporta una repuesta" frente a la crisis en el sector ganadero, según el texto de su intervención ante los ministros.

Los países trataron asimismo el impacto de la liberalización del mercado de la leche, que se producirá en 2015 cuando desaparezcan las actuales cuotas lácteas.

Según Ciolos, la UE "deberá velar para que la fuerte competencia que podría nacer de la desaparición de las cuotas sea un desafío soportable" para las regiones más pobres.

En ese contexto, defendió la necesidad de recurrir a estrategias de producción para responder a las demandas, "en lugar de inundar el mercado y destruir los precios".

Por último, la UE abordó la volatilidad de los precios de los cereales.

Partiendo como base del continuo aumento de los mismos desde 2003 y de sus repercusiones en la ganadería, los ministros plantearon acciones para minimizar esos efectos y garantizar un aprovisionamiento a precios competitivos.

El comisario defendió que la futura PAC aporte "las herramientas necesarias para ayudar a las explotaciones a resistir y anticiparse a crisis más amplias".

En ese contexto, defendió la necesidad de mantener los pagos directos a los agricultores, pero abogó por una revisión de los criterios de distribución de las ayudas para aumentar su eficacia y reparto equitativo, y a la vez garantizar su existencia a largo plazo.

Según cifras de la Comisión Europea los precios del trigo blando y de la cebada subieron un 125 % y un 119 %, respectivamente, en un año en la Unión Europea (UE), aunque aún están por debajo de los niveles de 2008, cuando el alza de los cereales provocó una crisis alimentaria.

En el caso del maíz, la subida interanual fue del 81 %.

La Comisión Europea presentará su propuesta para la reforma de la PAC el próximo octubre.