La UE limita la promoción exterior del vino a su vinculación con otro producto

0
6

    Según la CE, entre 2001 y 2011 sólo el 30 % del presupuesto dedicado a acciones de información y promoción tenía por objetivo los mercados de países terceros, un porcentaje que Bruselas espera elevar hasta el 75% en el futuro.

    El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, consideró que, en términos generales, la propuesta ofrece "la orientación adecuada" y valoró la prioridad que se quiere dar a los mercados de terceros países.

    Sin embargo, mencionó "preocupación" por aspectos como la idea de que los Estados miembros queden excluidos de la selección de los programas.

    Entre las principales novedades del nuevo régimen figura la ampliación de los productos susceptibles de recibir ayudas, de manera que en adelante se incluirán, por ejemplo, los productos de segunda transformación, como el chocolate o la cerveza.

    El vino, cuyas acciones de promoción se financian con cargo a la Política Agrícola Común, sólo podrá beneficiarse del nuevo régimen cuando se incluya en un programa donde esté asociado a algún otro producto, como por ejemplo el queso o la charcutería. La propuesta plantea además modificar la manera de cofinanciar los programas.

Cambios en la cofinanciación de las campañas


     En el régimen actual la participación de la UE no supera, con carácter general, el 50% del coste del programa, mientras que las organizaciones profesionales e interprofesionales financian al menos el 20%, y el Estado miembro cubre el resto.

     En el nuevo sistema, los programas serán cofinanciados entre la organización que los proponga y la Unión, que podrá llegar a cubrir el 50 %, aunque el porcentaje aumentará al 60 % si se trata de un programa dirigido a un país tercero o si en el mismo participa más de un Estado miembro. Muchos países plantearon cambios en esos porcentajes.

    Por otra parte, los ministros debatieron una propuesta para reunir en un solo marco legal y financiero los programas de reparto de leche, frutas y verduras en las escuelas de los Veintiocho, lo que reducirá gastos administrativos y hará más sencillo su funcionamiento.

    El objetivo de ambos regímenes es promover una alimentación sana entre los menores y combatir la obesidad infantil, que en 2010 afectaba a uno de cada tres niños europeos entre 6 y 9 años y que en 2014 lo hará a dos de cada tres niños, dijo el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos.

Aceite en los colegios, pero quedan fuera frutas y hortlizas transformadas


    Arias Cañete defendió como "prioridad" durante el debate la inclusión del aceite de oliva y la aceituna de mesa junto con los productos tradicionales -la fruta, las hortalizas y los lácteos- en los programas de reparto de alimentos en las escuelas.

    España quiere que ambos productos se incluyan tanto en las acciones de información a los menores, como en el reparto de alimentos, y que se les pueda asignar un presupuesto específico.

    Por otro lado, Arias Cañete valoró negativamente la exclusión de la propuesta de las frutas y hortalizas transformadas.

     El comisario respondió que existe la posibilidad de ampliar el programa de reparto de alimentos en escuelas a otros productos, siempre que se justifique y que se incluya en una "estrategia clara" de carácter educativo.