El economista agrario y el experto en Política Agraria Común (PAC) Tomás García Azcárate ve margen para mejorar, durante la negociación, la propuesta de presupuesto de la Unión Europea (UE) para el sector en el marco financiero 2021-2027, gracias a la presión de países como España o Francia. Como posible alternativa, ha planteado que la la UE podría dar flexibilidad a los Estados para trasvasar parte de los fondos del primer pilar al segundo.

García Azcárate cree que el resultado final será “menos dañino” para el presupuesto agrario porque varios países -Francia o España, como principales “amigos de la PAC”- se han manifestado claramente en contra de los recortes propuestos por la Comisión Europea (CE).

Advierten de que “los fondos del primer pilar es dinero para hoy; y los del segundo es dinero para mañana”

“Cabe esperar y apoyar a los Gobiernos de países ‘amigos de la PAC’ para que se consigan menores recortes”, ha apuntado a Efeagro.

A su juicio, no debe centrarse el debate en el presupuesto, sino en cómo se reparte entre el primer pilar de ayudas directas y el segundo de desarrollo rural: “El primer pilar es dinero para hoy; y el segundo es dinero para mañana” y ha recordado que la UE podría dar flexibilidad a los Estados para trasvasar parte de los fondos del primer pilar al segundo.

“Creo que sería un buen consejo”, para lograr un reparto más equilibrado en España, siempre y cuando esa transferencia de dinero se concentre en actividades del segundo pilar que favorecen la organización y vertebración del sector en la cadena, ha señalado.

Para el experto, la renta futura de los agricultores “está en el mercado” y “hay que ayudarles a crear valor y mantenerlo en él”.

La CE ha planteado una reducción del 5% para la PAC para el período 2021-2027, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, con un -3,5 % menos de dinero para ayudas directas y un -15 % para el desarrollo rural.

“Algunos están haciendo demagogia”, como la Comisión de Agricultura del Parlamento europeo y varios consejeros autonómicos

García Azcárate ha recordado que las propuestas de recorte no son satisfactorias, pero debe tenerse en cuenta el contexto derivado del Brexit y la necesidad de financiar nuevas prioridades como el terrorismo, la inmigración o la protección en frontera.

En su opinión, “algunos están haciendo demagogia”, como la Comisión de Agricultura del Parlamento europeo y varios consejeros autonómicos, cuando plantean que se mantengan los fondos de la PAC en términos reales o incluso que se aumente respecto al marco anterior, porque “esto no es serio” en el contexto actual.

“Si consiguiéramos mantenerlo en términos nominales, con una menor reducción del primer y del segundo pilar, yo me daba con un canto en los dientes”, ha insistido, tras indicar que lo que le “preocupa de verdad es cómo se va a gastar este dinero” y “el núcleo esencial es que hay que ayudar a que el sector se estructure y que los actores de la cadena alimentaria colaboren”..

Por otra parte, ha remarcado, las ayudas acopladas (asociadas a la producción) que todavía reciben algunos sectores vulnerables “son muy poco útiles”, por lo que anima a abrir un nuevo debate.

“¿Por qué no transformamos las ayudas acopladas actuales para los sectores que lo merecen en ayudas a fondos operativos para organizaciones de productores comerciales -como ocurre con las frutas y hortalizas- para ayudar a vertebrar a los sectores que las reciben?”, se pregunta.

Defiende que ayudas acopladas a organizaciones de productores permitirá mejorar la organización comercial, vertebración, trazabilidad…

 

Y pone como ejemplo, que la UE haya dado ayudas acopladas a los ganaderos de leche para producir y, cuando llegó una crisis de precios, se les dieran para no hacerlo.

Ha asegurado que esta transformación de las ayudas acopladas en apoyos a organizaciones de productores permitirá mejorar la organización comercial, vertebración, trazabilidad, innovación y protección del medio ambiente.

García Azcárate también aboga por dar más apoyos financieros a solicitantes de ayudas de los jóvenes agricultores y ganaderos a los activos que quieran incorporarse en proyectos estructurados y que fomenten la cooperación y coordinación con otros productores.

Por ejemplo, a jóvenes que quieran instalarse y adherirse a una cooperativa para buscar nuevas variedades de fruta dulce adaptadas al mercado -y no otras que se destinan ahora “a retirada” por falta de demanda comercial- o a ganaderos que, aunque tengan explotaciones individuales, opten por trabajar de forma conjunta.

Estas iniciativas conjuntas serían muy útiles para vertebrar el sector primario, fomentar el acceso de jóvenes y el relevo generacional y potenciar la colaboración frente a otras estrategias “depredadoras” de la cadena alimentaria, ha señalado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here