La UE permite una exención fiscal del 25% al tabaco de Canarias hasta 2020

0
10

     La decisión fue adoptada como punto sin debate en el Consejo de ministros europeos de Medio Ambiente, que se celebra hoy en Luxemburgo, anunció el titular griego, Ioannis Maniatis, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE.

     España solicitó a la Comisión Europea (CE) el 4 de marzo de 2013 que le autorizase a aplicar la exención del AIEM para productos locales canarios durante el período 2014-2020, con el objetivo de promover su competitividad. Además, había pedido la modificación de la lista de productos y de los porcentajes máximos aplicables a algunos de ellos.

Ayuda al tabaco por ser un sector "en decadencia muy pronunciada"


     Tras analizar la solicitud y escuchar a las partes interesadas, la CE consideró justificado mantener la exención para una lista de productos, dado que "las características especiales de las islas Canarias constriñen su desarrollo y conllevan costes adicionales para los operadores establecidos en ellas.

     El Ejecutivo comunitario concluyó, de esa manera, que "esta medida es necesaria y proporcional y no pone en peligro la integridad y coherencia del ordenamiento jurídico de la Unión".

     La exención más alta (25 %) se aplica a los productos del tabaco porque la UE considera que se trata de "un caso excepcional" y recuerda que es un sector que "está en una fase de decadencia muy pronunciada desde hace años", lo que ha reducido la producción local.

     "Existen motivos para mantener a una sustancial exención para el tabaco. La exención del impuesto está directamente relacionada con el objetivo de mantener la producción en las Islas Canarias", explican los Veintiocho.

     Sin embargo, si el impuesto AIEM ya es inferior al 25 % como resultado de la aplicación de los tipos impositivos generales, las autoridades españolas podrán establecer una tasa mínima de 18 euros por cada mil cigarrillos. Las demás exenciones varían entre el 5 % y el 15 % en función del sector y del producto.

     Los tipos de productos que se benefician de estas ventajas fiscales varían desde los productos agrícolas y pesqueros, hasta los minerales, materiales de construcción, sustancias químicas, productos de la industria metalúrgica, de la industria alimentaria, bebidas, papel y artes gráficas y edición.

     Las exenciones o las reducciones del impuesto AIEM deben aplicarse durante seis años y medio, pero será necesario evaluar sus resultados.

     Las autoridades españolas deben presentar a la Comisión, no más tarde del 30 de septiembre de 2017, un informe sobre la aplicación de las exenciones o las reducciones para comprobar las repercusiones de las medidas adoptadas y su contribución al fomento o mantenimiento de las actividades económicas locales.

     Sobre esta base, el ámbito y las exenciones autorizadas en virtud de las normas de la Unión, serán revisadas en caso necesario.