La UE permitirá hasta un 1% de carne de caballo en productos vendidos como vacuno

0
18

   Según el anexo 1 de dicha resolución europea, a España se le ha recomendado que analice 150 muestras de productos; al igual que Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Polonia.   

     A Rumanía, Países Bajos, Bélgica, Grecia, Portugal, República Checa, Hungría, Suecia, Austria y Bulgaria se les recomienda un centenar de inspecciones, mientras que a Lituania, Eslovaquia, Dinamarca, Irlanda, Finlandia, Letonia y Croacia se les ha pedido medio centenar de muestras por país.

     Por su parte, Eslovenia, Estonia, Chipre, Luxemburgo y Malta deberán hacer diez muestreos.

Se sancionará cuando haya un 1% de esta carne sin declarar


     Dichas muestras deberán ser representativas de los productos de que se trate en el Estado miembro y abarcar una variedad de ellos; las inspecciones se recogerán en el comercio al por menor, aunque pueden ampliarse a otros establecimientos, como almacenes y frigoríficos.

     Según el texto de la CE, se considerarán positivas las muestras que arrojen un 1% o más de presencia de carne de caballo en alimentos comercializados y/o etiquetados con carne de vacuno como ingrediente cárnico principal.

     En esta fase no se realizarán controles para verificar la presencia de residuos de fenilbutazona, ya que en la primera campaña de controles no se detectó un incumplimiento generalizado y repetido, según la CE.

     Será la segunda ronda de pruebas que se llevará a cabo en la Unión Europea, después de la que de 2013, cuando estalló en Europa el escándalo generado por la aparición de carne de caballo etiquetada como vacuno en multitud de productos procesados, como lasañas congeladas.

En la primera ronda se detecto un 4,6% de fraude


    La primera ronda de test reveló que aproximadamente el 4,6% de los productos analizados contenía carne de caballo no declarara en el etiquetado.

     En el caso de España, las autoridades sanitarias detectaron ADN de equino sin etiquetar en un 4% de las pruebas realizadas, aunque descartaron "problemas de seguridad alimentaria" al no encontrar restos de fármacos veterinarios prohibidos.